Encuéntranos en el 914 352 936 o en el correo electrónico fiv.mad@quironsalud.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva



Si analizamos por qué deseamos tener hijos, NO encontraremos una respuesta convincente única. ¿Por generosidad? ¿Por egoísmo? ¿Por conveniencia de la pareja? Probablemente, por todo ello a la vez; pero es sencillo concluir que el deseo tiene dos componentes: uno racional, siempre presente, y otro instintivo. Tener hijos es bueno para nosotros, para el futuro niño y para nuestra sociedad. También vemos lo sacrificado que será, lo difícil que lo tendrá en el mundo que le dejaremos... Sin embargo, vemos a nuestro alrededor a mujeres que desean tener hijos en situaciones que a los demás nos parecen límite: sin pareja, muy mayores, con muchos hijos previos... pero sin un motor instintivo, prácticamente ninguno de nosotros engendraría hijos. Esa aspiración en la mujer tiene un elemento racional obvio, pero también un componente instintivo innegable, que se encuentran en una especie de equilibrio inestable que irá cambiando con el tiempo.


Ese deseo más instintivo, y mucho más intenso que en el varón, da a la mujer una mayor capacidad para alegrarse y para entristecerse. Pero el problema real no es ese. Es el miedo al NO: es el miedo a NUNCA tener hijos. ¡Esa angustia les aterra!

reproduccion_asistida_pareja_preocupacion

Si tienes ese malestar en el manejo emocional, necesitas algo de consejo. Pruébalo, porque funciona.

  • Vive tu problema de manera anónima. No hagas partícipe de ello a la familia o a los amigos, pues te llevará a sentirte el centro de las conversaciones o a pensar que hablan a escondidas. Si saben que tienes un problema, están obligados a preguntarte, y con cada una de sus preguntas REVIVES la situación.
  • Acude PRONTO a una unidad de reproducción. Solo una buena información desde el punto de vista técnico y emocional te ayudará. (Una primera visita debe durar al menos UNA HORA para que des y recibas una gran cantidad de información). Recuerda que esto solo se te pasa con un embarazo.
  • Sé paciente en todos los sentidos. Exige una buena ayuda a tus médicos, pero delega en ellos la responsabilidad. No seas tú la DIRECTORA del proceso, ya que te angustiarás con más facilidad.
  • Pon tu punto de mira a medio plazo. Lo que quieres es un hijo, ¿no? Pues lo importante es que lo acabes logrando, NO que lo consigas hoy. Haz las cosas perfectas, sin atosigarte.
  • Mantén la calma y trabaja con método y con seriedad. Cada ciclo no es más que una OPORTUNIDAD en la que te juegas tiempo y dinero. Si fracasas en uno, ¡SIGUE LUCHANDO!
  • Pon todos los medios. PIERDE PESO, DEJA DE FUMAR... porque los resultados se afectan mucho.
  • Acepta que tu deseo tiene una base racional, pero también un componente instintivo irracional que tu pareja o tu entorno NO TIENE. No pidas que te sigan con la misma intensidad que tú le pones. No lo entiende como tú, aunque compartáis un mismo deseo.
  • No te inventes los tratamientos. El reposo, las vitaminas, la parafarmacia, la medicina alternativa NO TIENEN EL MÁS MÍNIMO VALOR. No caigas en la trampa.
  • Cuida tus fuentes de información. Internet está muy bien y facilita el acceso a todo lo bueno, pero también a todo lo mediocre. El que te informa puede estar igual de perdido que tú.
  • Establece una magnífica relación con tu médico de reproducción. Asegúrate de que el centro que escojas preste atención a estos aspectos.

Uno de cada veinte niños que ves por la calle ha nacido con técnicas de reproducción. Cada día ves, entonces, a VARIAS PAREJAS QUE HAN TENIDO ÉXITO. ¿Cuál fue su secreto? ¡QUE NO SE RINDIERON!

No dudes del éxito final. Cuando se lucha con orden y método, siempre se consigue.


  • Más información y contacto en el teléfono 914 352 936 o en el correo electrónico: fiv.mad@quironsalud.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva