Encuéntranos en el 914 352 936 o en el correo electrónico fiv.mad@quironsalud.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva



  • ¿Cuáles son las posibles causas por las que no puedo tener hijos?

En la mujer, la causa absoluta es la edad, aunque algunas enfermedades femeninas (endometriosis, miomas, ovario poliquístico...) dificultan la fertilidad. El tabaco y el sobrepeso son también muy malos compañeros de viaje en esta aventura.

Una gran parte de varones supuestamente sanos tienen un semen de deficiente calidad. Este pro­blema está ya al mismo nivel de importancia que la edad de la mujer. Es probable que la creciente contaminación ambiental sea su razón de ser.

reproduccion_asistida_manita

  • Fertilidad natural y métodos caseros

Cuando una pareja tiene relaciones sexuales espontáneas, siguiendo solo su deseo y sus impulsos, alcanza un porcentaje de éxito muy alto en la adolescencia, que desciende poco a poco hasta desaparecer tras la menopausia.



El coito vaginal humano es muy eficaz y no precisa de ninguna ayuda.
La postura sexual, la posición tras el coito o el reposo no aportan ningún beneficio en
la posibilidad de embarazo y arruinan la espontaneidad.



En un ciclo genital normal, la mujer empieza progresivamente a ser fértil desde el final de la menstruación hasta que el moco cervical es filante (adherente). En ese momento, su receptividad es máxima. Cuando el moco cervical se hace más espeso, la mujer deja de ser fértil hasta el final de la siguiente menstruación.

Es bien conocido que las relaciones sexuales en días alternos son igual de eficaces que las diarias. El sexo en días alternos permite mantener mejor la espontaneidad que se requiere para disfrutar de una vida íntima sana y divertida.

A la mayor parte de parejas les preocupa no haber mantenido relaciones sexuales el día exacto y les causa frustración. Es muy importante que conozcan que NO existe ese supuesto momento ideal, pues el coito es razonablemente eficaz desde el final de la menstruación hasta el final del moco ovulador.

Por ello se desaconseja emplear métodos como medir la temperatura corporal o emplear los test de detección de LH. En la mayoría de las parejas causa un gran estrés emocional sin conse­guir una mejor sincronía en las relaciones sexuales ni aumentar la tasa de embarazo respecto a la vida sexual espontánea.

  • Medicina alternativa. ¿Qué opináis?

En primer lugar, medicina solo hay una. Los médicos empleamos cualquier elemento de utilidad que esté a nuestro alcance. Prescribimos muchos medicamentos, recomendamos cirugías, pero también damos muchos consejos. Cualquier cosa o actitud que haya mostrado ser eficaz es una herramienta terapéutica, sea natural o artificial.

Lo que no hacemos nunca es aceptar como herramienta algo que sabemos que no es eficaz, aun­que sea inofensivo (acupuntura y homeopatía), o aconsejar el uso de sustancias que no hayan demostrado su eficacia e inocuidad (herbolario, complementos vitamínicos indiscriminados…)

Desgraciadamente tenemos que convivir con la venta de muchos preparados comerciales (aceite de onagra, polen, jalea real, levadura de cerveza, mejoradores seminales, antioxidantes ovocitarios, suplementos vitamínicos indiscriminados…) que fundamentalmente beneficia a los que los comercializan. Como estrategia de venta, se camuflan entre los medicamentos y a veces nos es muy difícil distinguir, incluso a los profesionales más estudiosos, el trigo de la paja.

Si se encontrara una actitud, un consejo o una sustancia que demostrase ser más eficaz que el placebo y que aportase un beneficio superior a su riesgo, se le denominaría herramienta terapéutica y pasaría al arsenal curativo convencional. Los médicos estaríamos encantados de disponer de un nuevo instrumento para la curación de nuestros familiares y pacientes.

  • ¿Es tan importante el peso?

Tener un índice de masa corporal (IMC) bajo puede alterar algu­nas hormonas y provocar cambios menstruales y dificultad en la ovulación. Reduce moderada­mente las tasas de embarazo y aumenta un poco los riesgos durante la gestación.

El exceso de peso provoca el aumento de una hormona que dificulta la ovulación , influye negativamente en la calidad de los óvulos y en la posibilidad de que los embriones implanten, aumenta la tasa de aborto y las complicaciones durante el embarazo y el parto.

En el varón, además, la obesidad provoca el aumento de una hormona parecida a los estrógenos, lo que causa un efecto negativo directo sobre la concentración y la movilidad de los espermatozoides.


La pérdida de peso (sobre todo a partir de una dieta equilibrada y ejercicio)
mejora la posi­bilidad de concebir espontáneamente
y el éxito de los tratamientos de reproducción asistida
.



  • Tabaco, alcohol, cafeína y otras sustancias

Fumar contribuye a la esterilidad en el 13% de los casos y reduce los resultados en cualquiera de las técnicas reproductivas.

Estas sustancias afectan a la mujer en casi todas las etapas de la fertilidad: disminuyen la cantidad y la calidad de los óvulos disponibles, favorecen el embarazo tubárico al alterar el transporte de los embriones, reducen la posibilidad de que el embrión implante en el útero (alterando la receptividad endometrial y la vascularización uterina), etc.

En el caso del varón puede producir alteración en la cantidad y la forma de los espermato­zoides, y modificaciones en el código genético de los mismos (el aumento de radicales libres provoca cambios directos en el ADN espermático).

Debemos ser muy enérgicos en nuestro esfuerzo en el cese del consumo de tabaco, ya que el perjui­cio es evidente y dejarlo permite recuperar progresivamente la normalidad en el ambiente uterino.


Uno de los primeros sacrificios que deben hacer los futuros padres es adoptar
los hábitos de vida necesarios para concebir con prontitud
y ofrecer a su hijo el mejor ambiente uterino posible.



El consumo moderado de alcohol no influye en la fertilidad, pero en cantidades excesivas se relaciona con una disminución de la calidad del semen y de la tasa de embarazo.

El consumo moderado de café (tres a cuatro tazas diarias) en personas sanas no se relaciona con la infertilidad. Si se toman más de cinco tazas al día, aumenta algo la tasa de aborto.

El uso continuado de cannabis produce lesiones cerebrales acumulativas. Puede también di­ficultar la ovulación. En el varón, provoca una disminución del volumen seminal y del número total de espermatozoides y reduce la movilidad de los mismos.

La cocaína disminuye la cantidad de óvulos en los tratamientos y provoca el aborto del 40% de las gestaciones. En el varón, afecta muy intensamente a la calidad del semen.

  • ¿Influyen el estrés y el reposo?

Solo el estrés muy intenso y prolongado puede provocar cierta alteración hormonal, pero no es suficiente para convertirse en una causa de esterilidad o afectar directamente a los resultados de un tratamiento de reproducción asistida.

Puede influir en la relación de pareja a través de una disminución de la libido y la frecuencia de re­laciones, así como ser origen de problemas funcionales en el varón (impotencia, aneyaculación…).


No se ha podido demostrar el beneficio del reposo en las técnicas de reproducción asistida,
ni siquiera tras haber colocado los embriones dentro del útero.



Cuando busques quedarte embarazada, sigue con tu actividad cotidiana. ¡No hay más que tú puedas hacer!


  • Más información y contacto en el teléfono 914 352 936 o en el correo electrónico: fiv.mad@quironsalud.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva