Las personas con trastornos de la alimentación suelen sufrir además otros problemas psicológicos que requieren un tratamiento específico.

Entre los más frecuentes encontramos:

  • Dependencia y abuso de sustancias: alcohol, estimulantes y otras drogas, especialmente en la bulimia nerviosa y cuadros afines..
  • Trastornos de ansiedad: La ansiedad está tan presente en los trastornos de alimentación, que es difícil discernir si forma parte de su sintomatología o si es una patología comórbida. Las trastornos de ansiedad más frecuentes son el trastorno obsesivo-compulsivo, la fobia social, el trastorno de pánico y la ansiedad generalizada.
  • Trastornos del estado de ánimo: existe una relación estrecha entre la depresión y los trastornos de conducta alimentaria, es poco ahbitual encontrar pacientes diagnosticados de anorexia nerviosa o bulimia nerviosa que no hayan sufrido algún episodio depresivo, en el curso del trastorno.
  • Trastorno del control de los impulsos: algunas de los síntomas característicos en los trastornos de alimentación consisten en pérdidas de autocontrol (purgas, episodios bulímico, autoagresiones, etc.). También se dan otras conductas impulsivas como la cleptomanía, el consumo incontrolado de sustancias o las compras compulsivas.