¿Qué es un reservorio?

  • Es un dispositivo pequeño que consta de una cámara cuya base es de titanio, con un espacio hueco en el interior que está sellado con una tapa blanda de silicona.
  • El dispositivo se conecta a un tubo flexible pequeño de poliuretano: catéter, que se inserta dentro de una de las grandes venas (generalmente en vena cava superior) que lleva la sangre al corazón.
  • Se inserta debajo de la piel en un procedimiento quirúrgico breve.
  • Para pinchar el reservorio utilizamos una aguja especial llamada Gripper. Pinchamos el reservorio dentro de la tapa blanda y así establecemos un acceso al torrente circulatorio y podemos administrarte medicamentos, líquidos y obtener muestras de sangre.

Lo puede llevar puesto durante mucho tiempo (incluso años). Está preparado para recibir, al menos, 2.500 pinchazos.

Nos proporciona una vía de acceso venoso rápido y seguro y sin dañar sus venas. Permite el tratamiento ambulatorio, en hospital de día.

No se le va a pinchar cuando haya que hacerle un análisis (la sangre se extrae del catéter). Se puede someter de manera segura a pruebas de obtención de imágenes tipo Resonancia magnética.

Se lo va a llevar puesto a casa, sin ningún riesgo para usted. El riesgo de infección es menor al estar debajo de la piel y no tener elementos externos.

El hecho de ser portador de un Port-a-cath le permite desarrollar una vida laboral y social normal.

No afecta a su imagen corporal, con su ropa habitual nadie lo notará y es poco perceptible, como una pequeña elevación debajo de la piel.


El personal de enfermería se encargará de enseñarle a usted y su familia los cuidados ambulatorios que precisa el reservorio al alta.

  • Le explicaremos su funcionamiento y le daremos pautas acerca de su cuidado y identificación de complicaciones.
  • Es posible que se sienta un poco nervioso al comenzar a aprender el cuidado del catéter, pero se sentirá más seguro y autónomo dentro de poco.
  • Debido a que existen diferentes tipos de catéteres venosos centrales, las instrucciones para su uso en casa pueden ser un poco diferentes a las de otros pacientes

¿Por qué le recomiendan un reservorio?

Su médico le ha recomendado la colocación de un reservorio porque el tratamiento va a ser largo, recibirá medicamentos, nutrientes, sangre o derivados y serán frecuentes las extracciones de sangre.

  • El reservorio le evitará sufrir pinchazos repetidos en venas periféricas y que éstas se irritan y/o estropeen.
  • Esto hará más confortable el tratamiento y evitaremos riesgos.
  • Se colocará en el servicio de Hemodinámica del hospital por el radiólogo vascular y bajo anestesia local.

¿Qué cuidados debo realizar?

Durante los primeros días tras su implantación, evite el ejercicio intenso. Los puntos de la incisión realizada para la implantación deben retirarse a los 7-10 días. Una vez retirados los puntos, no es necesario taparlo.

Puede ser que al principio tenga la zona un poco hinchada y dolorosa pero en pocos días desaparecerán las molestias. Una vez se haya curado la incisión puede realizar sus actividades diarias normales como ducharse, nadar o correr.

Evite deportes o actividades que tengan riesgo de movimientos bruscos o contusiones en la zona del reservorio.

Tendrá que heparinizar el reservorio cada vez que lo utilicen, y acudirá mensualmente cuando no lo utilice.

Antes de salir del hospital, recibirá una tarjeta de información tamaño bolsillo. Siempre debe llevar esta tarjeta cuando visite el hospital para que la información sobre su reservorio esté rápidamente disponible.

Al tener el portal una cámara de titanio, debe usted advertir que es portador de este tipo de dispositivos en aquellas instalaciones que dispongan de detector de metales tales como aeropuertos y juzgados, ya que pueden ser activados


Heparinización del reservorio

Heparinizar un catéter es introducir una solución de heparina en el reservorio con el fin de evitar que se coagule la sangre en el reservorio y evitar que se obstruya.

Cuando no esté ingresado deberá heparinizar su catéter mensualmente y/o después de cada uso. Para ello puede acudir al Hospital de Día Oncológico de nuestro centro.

Es muy importante que no se olvide de hacerlo para que el catéter dure mucho tiempo y en perfectas condiciones


Debe vigilar:

Aparición de fiebre o escalofríos antes de su utilización o después de haberlo utilizado.

  • Revise a diario cualquier enrojecimiento, inflamación, calor o hipersensibilidad en el lugar de la implantación.
  • Deberá comunicar si en alguna ocasión hemos tenido dificultad para extraer muestra de sangre o perfundir líquidos a través del reservorio, incluso si le hemos pedido alguna vez cambio de posición para que fluyera la sangre.
  • Ante la aparición de cualquiera de los signos descritos, deberá llamar a la unidad de enfermería y/o acudir a urgencias.