Tratamiento de la patología degenerativa mecánica de la cadera mediante prótesis con técnicas avanzadas. Enfermedades como la osteoporosis producen desgaste de la cadera y una mayor fragilidad ósea, hasta el punto de que muchas personas (mujeres en su mayoría) sufren la rotura de la cadera de manera espontánea o tras caídas fortuitas.

  • Artroscopia de cadera. Procedimiento quirúrgico en el cual se inserta en la articulación de la cadera un tubo flexible pequeño con cámara incorporada. Generalmente se realizan dos o tres pequeñas incisiones para permitir que el tubo visor y otros instrumentos quirúrgicos ingresen en un espacio angosto entre la protuberancia y la fosa de la articulación de la cadera. Un monitor unido a la cámara permite que el cirujano vea dentro de la articulación de la cadera para diagnosticar e incluso tratar ciertos problemas de la articulación de la cadera. Este procedimiento mínimamente invasivo tiene ventajas respecto de la cirugía abierta tradicional ya que produce un traumatismo leve en la articulación de la cadera, generalmente es ambulatorio y los pacientes regresan a su casa después del procedimiento. Normalmente esta práctica tiene un período de recuperación corto. En general, el médico examinará la condición del cartílago articular que cubre la cabeza de la fosa de la protuberancia de la cadera (cabeza femoral) y dentro de la fosa (acetábulo). Este cartílago permite que la superficie del hueso se deslice contra otra superficie de manera suave. Se examinará la condición de los ligamentos que unen los huesos entre sí y el anillo firme de cartílago que rodea la fosa, llamado labrum, para verificar la existencia de rupturas. El espacio entre la articulación se examinará para detectar de cuerpos sueltos de material de cartílago y signos de inflamación o condiciones degenerativas.

Tratamientos:

    • Extracción de fragmentos sueltos de cartílago, de revestimiento de articulación inflamada o enferma o de espolones dolorosos de la articulación de la cadera y la reparación o recorte de labrum roto. Según los hallazgos y el tratamiento, la artroscopia puede demorar entre treinta minutos y dos horas. Una vez completado el procedimiento, se retiran el artroscopio y otra instrumentación. Las incisiones se pueden cerrar con dos a tres suturas no absorbibles y se pueden cubrir con pequeñas vendas o se pueden dejar cerradas con cintas adhesivas esterilizadas. Es posible que se le recete un medicamento para el dolor y deba colocar hielo en la zona operada, usar una faja ortopédica, caminar con muletas o limitar la cantidad de peso durante un tiempo. Generalmente, los síntomas mejoran después del procedimiento, pero puede volver a aparecer el mismo dolor a medida que se cura el recubrimiento de la articulación irritada y puede haber sensibilidad en la cadera y la rodilla a causa de la tracción. Es posible que también sienta una sensación de agua en la cadera o escuche ruidos de gorgoteo producidos por el líquido utilizado durante la cirugía, pero este líquido será rápidamente absorbido por el cuerpo. La hinchazón debe disminuir en aproximadamente una semana y por lo general las suturas se retirarán en un plazo de siete a diez días. El tiempo de recuperación total varía según el tratamiento específico realizado durante el procedimiento.
    • Otras técnicas: prótesis de cadera de superficie, reemplazo parcia o total de la cadera, revisión de reemplazo de cadera.