oncologiaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoLa oncología es la especialidad médica que estudia los tumores benignos y malignos, pero con especial atención a los malignos, esto es, al cáncer. Es una especialidad multidisciplinar en la que participan especialistas como oncólogos pediátricos, especializados en la atención médica de niños con algún tipo de cáncer, los ortopedistas oncólogos que se dedican al estudio, diagnóstico y tratamiento de los pacientes portadores de tumores óseos y articulares fundamentalmente; y a la reconstrucción quirúrgica mediante la utilización de megaprótesis (posresección tumoral) o de trasplantes óseos masivos y los cirujanos plásticos oncológicos que realizan la cirugía plástica oncológica, rama de la cirugía reparadora, después de la extirpación local del cáncer.

Según su localización y órganos afectados se pueden clasificar en: Cáncer de cabeza y cuello; Cáncer de vejiga; Cáncer de pulmón; Cáncer de próstata; Cáncer testicular; Cáncer de los tejidos conectivos; Cáncer óseo; Cáncer de piel; Cáncer de mama; Cáncer colorrectal; Cáncer de ovario; Cáncer hepático; Nefroblastoma; Cáncer hematológico: leucemias, linfomas, mielomas y otros.

Tratamiento.

El tratamiento del cáncer es multidisciplinar, es decir, las distintas modalidades terapéuticas se combinan para proporcionar al enfermo el plan de tratamiento más adecuado que permita aumentar las posibilidades de curación de la enfermedad. En el tratamiento del cáncer se siguen unos protocolos. Son un conjunto de normas y pautas (plan de tratamiento) que se establecen, basándose en la experiencia científica, para el tratamiento de una enfermedad. Los protocolos utilizados por los profesionales de nuestro equipo de oncología, recogen las indicaciones o limitaciones del tratamiento en función de una serie de factores:

  • Quimioterapia: Es una de las modalidades terapéuticas más empleadas en el tratamiento del cáncer. Su objetivo es destruir, empleando una gran variedad de fármacos, las células que componen el tumor con el fin de reducir y/o eliminar la enfermedad. A los fármacos empleados en este tipo de tratamiento se les denomina fármacos antineoplásicos o quimioterápicos. Este tratamiento se administra en forma de ciclos. Un ciclo consiste en la administración de los fármacos durante uno o varios días, seguido de un tiempo variable de descanso, que suele oscilar entre una y cuatro semanas. Dependiendo del tipo de cáncer y de los fármacos que se vayan a emplear, la quimioterapia puede administrarse en forma de pastillas (por vía oral) o inyectando la medicación en una vena (intravenosa). Generalmente, cuando el tratamiento se administra por vía intravenosa, el paciente acude al hospital de día para su administración. Tras unas horas, éste puede irse a su domicilio hasta el próximo ciclo, y seguir realizando el mismo tipo de vida que antes de iniciar la quimioterapia. La duración total del tratamiento y sus efectos secundarios dependen de una serie de factores como son el tipo de tumor, la respuesta del tumor al tratamiento y el tipo de quimioterapia empleada.
  • Otros tratamientos: Existen otras terapias que, aunque con menor frecuencia, se emplean en el tratamiento del cáncer. Generalmente están indicados en tumores o circunstancias de la enfermedad muy concretas.
    • Hormonoterapia: se emplea en aquellos tumores que crecen por el estímulo de alguna hormona. A estos cánceres se les denomina hormono-dependientes y los más representativos son el de mama y el de próstata.Esta modalidad consiste en el empleo de determinadas hormonas para detener o disminuir el crecimiento del tumor.
    • Inmunoterapia: es un tratamiento que consiste en utilizar el sistema de defensa (sistema inmune) para destruir las células tumorales. Esto se consigue bien estimulando el propio sistema inmune o bien introduciendo en el organismo sustancias elaboradas en un laboratorio, semejantes a las del sistema inmune, capaces de controlar la enfermedad.