Trabajamos con pacientes de todas las edades y con todas las patologías, desde crisis, reacciones adaptativas a trastornos psiquiátricos más severos.

Adultos y ancianos: trastornos de ansiedad, fobias, trastornos adaptativos, del estado de ánimo (depresión), trastornos cognitivos, psicóticos, alteraciones de la personalidad, estrés, trastornos relacionados con sustancias, del sueño, psicosomáticos, de la conducta alimentaria, del control de los impulsos y problemas de relación. Colaboración con otros Servicios Médicos y Quirúrgicos en el diagnóstico y el tratamiento de trastornos psicosomáticos, complicaciones psiquiátricas de enfermedades médicas y quirúrgicas y reacciones psicológicas a la enfermedad médica.

Niños y adolescentes: trastorno de hiperactividad y/o déficit de atención, problemas emocionales y de conducta, trastornos de ansiedad, depresión, del aprendizaje, de la comunicación, generalizados del desarrollo, de la alimentación, del sueño, abuso de sustancias y problemas relacionales.