• Banda gástrica. Consiste en la colocación de un anillo de compresión ajustable en la parte alta del estómago que actúa como embudo impidiendo comer abundantemente y dando sensación de plenitud gástrica. Es una técnica quirúrgica simple que utiliza un material biocompatible y que es efectiva cuando no se necesita perder mucho peso.
  • Gastrectomía tubular. Consiste en eliminar toda la parte de reservorio del estómago (convertir el estómago en un tubo). Es un tratamiento relativamente sencillo desde el punto de vista técnico, con pocas repercusiones a largo plazo, con pocas complicaciones y con muy buenos resultados en la pérdida de peso, por lo que se va convirtiendo en la primera opción para el tratamiento de la obesidad en general.
  • By-pass gástrico. Durante muchos años ha sido la técnica ideal para la Cirugía de la Obesidad. De eficacia contrastada, proporciona unos muy buenos resultados desde el punto de vista ponderal. Técnicamente es más complejo que la gastrectomía tubular, pero presenta mejores resultados en grandes obesos.
  • Cruce duodenal. Es la opción técnicamente más compleja y está limitada sólo a pacientes muy seleccionados que precisan un tratamiento muy agresivo.