En la Unidad del Dolor, integrada dentro del Servicio de Anestesiología y Reanimación, se trata el dolor crónico no oncológico, que es aquel que deja de ser una señal que nos alerta de que algo va mal en nuestro organismo, para convertirse en una enfermedad. Por ello, y por su alto nivel discapacitante, esta patología debe ser abordada lo antes posible por expertos en la materia.

Quirónsalud Tenerife es el único centro hospitalario privado de Canarias que cuenta con este servicio de naturaleza multidisciplinar, pues aunque la mayoría de las veces su organización depende de los anestesiólogos, en ellas también se integran rehabilitadores, neurocirujanos, traumatólogos y psicólogos, entre otros. Y es que, el dolor crónico afecta de forma integral a todas las facetas de la vida de los enfermos: genera ansiedad, depresión, contracciones musculares... En definitiva, altera toda la vida de los pacientes, su capacidad de trabajo, sus relaciones personales y sociales, etc. Por los expertos coinciden en que resulta fundamental tratarlo antes de que se cronifique; de lo contrario, el sistema nervioso se hipersensibiliza y esta patología es mucho más complicada de abordar.