Unidad control metabólico (2)Unidad control metabólico (2)El balón intragástrico, que se utilizó por primera vez en 1985, es un método contrastado y eficaz para la pérdida de peso y consiste en la colocación de un dispositivo flexible en forma de globo dentro del estómago. Al ocupar parte de su volúmen logra reducir su capacidad entre un 30 y un 40% y, con ella, la sensación de hambre.

El especialista en Aparato Digestivo es el encargado de colocar el balón en el estómago del paciente; lo hace por vía endoscópica y con sedación. Una vez introducido, lo rellena con una solución salina. Al ser ésta una intervención mínimamente invasiva no requiere ingreso, con lo que el paciente ese mismo día se puede ir a su casa.

En un plazo de 6 o 12 meses, el especialista retira el dispositivo; pues en este tiempo el paciente no sólo podrá haber alcanzado el objetivo planteado, sino que también habrá podido, con la ayuda de los expertos de Quirónsalud Tenerife, cambiar sus hábitos alimentarios; lo que resulta clave para mantener los resultados a largo plazo.

Está especialmente indicado para aquellas personas con sobrepeso grado II u obesidad no mórbida (27 ≤ IMC ≤ 29,9) en los que el tratamiento médico ha fracasado: a los pacientes con obesidad mórbida (IMC ≥ 40) que rechacen la cirugía o para los que ésta suponga un riesgo excesivo y, por lo tanto, no esté indicada. Y, por último, para el grupo de pacientes afectados de superobesidad (IMC ≥ 50) que necesiten perder peso antes de somertese a una cirugía baríatrica.