Dentro del Servicio de Ginecología y Obstetricia se encuentra la Unidad de Suelo Pélvico, cuyos profesionales estudian y tratan a las mujeres que sufren incontinencia urinaria (imposibilidad de retener la orina al reír, toser, estornudar o saltar). Otros problemas frecuentes que tratan estos profesionales son el prolapso (caída de los órganos intraabdominales) y las disfunciones sexuales.

La opción terapéutica más frecuente es someterse a una intervención quirúrgica que devuelva la fuerza a la musculatura de esta zona.

Pero desde esta Unidad también se trabaja la prevención, a través de la realización de ejercicios que se basan en contraer y relajar el músculo puiboccígeo con el objetivo de incrementar su fuerza y resistencia.


Las causas más frecuentes por las que se sufre incontinencia urinaria son:

  • Embarazo: por el peso del útero.
  • Parto: al pasar el bebé a través de la vagina.
  • Posparto: ejercitar precozmente abdominales o realizar saltos, practicar deportes o llevar pesos.
  • Deportes: en especial los de 'saltos' y de 'impacto'.
  • Menopausia: por los cambios hormonales, ya que provocan pérdidas de flexibilidad y atrofia e hipotonía.
  • Herencia: dos de cada diez mujeres tienen debilidad innata en los músculos del suelo pélvico.
  • Hábitos cotidianos: retener la orina, vestir prendas muy ajustadas, practicar canto, tocar instrumentos de viento.
  • Otras causas: obesidad, estreñimiento, tos crónica, estrés y otras.