Engloba un gran abanico de métodos diagnósticos que, junto con el estudio de los trastornos motores y funcionales digestivos, trabajan en el tratamiento de multitud de enfermedades digestivas:

  • Reflujo gastroesfágico.
  • Disfagia: dificultad para tragar.
  • Dispepsia: molestias en el abdomen superior.
  • Estreñimiento.
  • Síndrome de intestino irritable: conocido comúnmente como colón irritable.
  • Intolerancia a la lactosa.
  • Incontinencia anal o fecal.

Las pruebas llevadas a cabo son no invasivas o mínimamente invasivas, pero sus resultados proporcionan una información fundamental tanto para especialistas en aparato digestivo como para pediatras y cirujanos.