Educación sexual durante la pubertad

Educación sexual durante la pubertad

Al entrar en la pubertad los padres debéis estar preparados para tocar el tema de la sexualidad con los hijos.

Hoy en día los niños están expuestos a mucha información acerca del sexo y las relaciones sexuales través de la TV y la InternetEste enlace se abrirá en una ventana nueva, así que cuando llegan a la pubertad ya están familiarizados con algunas ideas al respecto que en ocasiones no se corresponden con la realidad. Por tanto, hablar sobre los temas relacionados con la pubertad y la sexualidad sigue siendo una tarea importante para los padres, ya que no toda la información que recibe el niño procede de fuentes fiables.

Muchas veces en las escuelas se tocan estos temas con ayuda de psicólogos y psicopedagogos que intervienen como una manera de ayudar a facilitar esta tarea a los padres.

No debemos esperar a que los adolescentes acudan con preguntas sobre los cambios en su cuerpo y sobre temas de sexualidad. Debemos adelantarnos y hacerles saber pueden hablar sin problemas sobre este tema, no solo sobre los cambios físicos que van a acontecer, sino también sobre los cambios emocionalesEste enlace se abrirá en una ventana nueva asociados con la pubertad.

Con las chicas es importante que los padres hablen sobre la menstruaciónEste enlace se abrirá en una ventana nueva antes de que tengan el períodoEste enlace se abrirá en una ventana nueva. Si no saben lo que les sucede, puede que se asusten al ver la sangre y el lugar de donde proviene. La mayoría de las chicas tienen su primer período a los 12 o 13 años, además debemos explicar que el inicio de la menstruación marcará también el inicio de su periodo reproductivo.

En general, los chicos empiezan a entrar en la pubertad un poco más tarde que las chicas, generalmente a partir de los 10 o 11 años. Pero podrían empezar a desarrollarse sexualmente o a tener su primera eyaculación sin antes desarrollar. Por tanto y al igual que con las chicas, debemos explicar este proceso y ayudar a despejar dudas y miedos.

Identidad y orientación sexual

Además de dar inicio a los cambios físicos, las hormonas sexuales también intervienen en el proceso de desarrollo de la esfera mental, donde se crea una identidad y orientación sexual al tiempo que se comienza a experimentar la sensación de enamoramiento y la percepción de estímulos como la atracción física o el impulso sexual.

Esto lleva a que el adolescente tenga un gran interés sobre el tema de la sexualidad, que se ve fomentado al conocer las experiencias de sus amigos y compañeros. Esto puede inducir a que muchos jóvenes inicien tempranamente su actividad sexual, como una forma de mantenerse integrado o acorde con la conducta del grupo, lo que muchas veces se hace sin la orientación ni la protección necesarias.

Todos estos cambios tanto físicos como emocionales ratifican al niño o niña su identidad sexual, que en ocasiones puede ser diferente al sexo que les fue asignado desde el momento de su nacimiento. Por ello, son los padres o personas más cercanas al entorno familiar quienes deben estar pendientes de estos cambios, conversar dudas e inquietudes y consultar a los especialistas ante cualquier problema o disfunción que sea observada en el adolescente para poder orientarle de manera correcta.

Puntos a tratar al orientar a tu hijo en aspectos relacionados con la educación sexual

La educación sexual debe abarcar todos los aspectos relacionados con la sexualidad, tanto desde el punto de vista físico como mental y emocional. Uno de los problemas asociados con el retraso en iniciar la educación sexual en la pubertad es que la falta de información expone a los jóvenes a iniciar una actividad sexual sin ningún tipo de planificación y sin protección.

  • Brindar herramientas para que tu hijo aclare sus deseos y los haga valer. Hacer que entienda que no debe ceder a presiones sociales ni grupales, por lo que está bien poner límites y decir que no tanto para iniciar la actividad sexual, como para oponerse a la práctica de sexo sin protección.
  • Inicio de la actividad sexual. La importancia de postergarla hasta sentirse seguro y tener la madurez necesaria para llevar una vida sexual responsable.
  • Brindar una visión positiva de la sexualidad y tener una pareja estable con la que se desarrolle un vínculo afectivo.
  • Hablar sobre el abuso sexual: explicarles qué es y cómo pueden detectarlo. Hacerle ver que cuentan con vosotros si algo sucediera.
  • Hablar con franqueza sobre la inclinación sexual de tu hijo y ofrecerle apoyo y ayuda en caso de dudas.
  • Explicar la necesidad de practicar sexo seguro con protección, mediante métodos de barrera. Enseñar a tu hijo la forma correcta de usar un preservativo.
  • Dar a conocer los riesgos del sexo sin protección, como el embarazo precoz y el contagio con diversos tipos de enfermedades venéreas e incluso con el VIH.
  • Orientar sobre los riesgos tanto físicos como psicológicos de la actividad sexual ocasional e irregular.
  • Acompaña a tu hijo en la búsqueda de información o ayuda profesional en materia de anticoncepción y planificación familiar.
  • Hablar sobre el embarazo precoz y sus consecuencias, especialmente la forma en la que tener un hijo sin la debida planificación puede afectar la vida de los jóvenes padres y del niño que viene en camino.
  • Enseña a tu hijo a respetar a su pareja.


Bibliografía

  • AEP Asociación Española de Pediatría. Cruz Tratado de Pediatría, 11ª edición. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2017
  • Manual de diagnóstico y terapéutica en Pediatría". 6º edición. Ed. Panamericana. J. Guerrero-Fdez. A. Cartón Sánchez. A. Barreda Bonis. 2016
  • Nelson textbook of paediatrics Miller EK, Williams JV. Rhinoviruses. En: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme III JW, Schor NF.. 20ª ed. Elsevier. Philadelphia. 2018. p. 1612-3.
  • www.familiaysalud.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva. AEPAP
Seleccionar
Categoría

Edad