Problemas de salud más frecuentes en la adolescencia temprana

Problemas de salud más frecuentes en la adolescencia temprana

Los niños que tienen edades comprendidas entre 11 y 14 años se encuentran en la etapa conocida como adolescencia temprana.

Esta corresponde a la fase de mayor crecimiento del organismo, en la que además ocurren varios cambios en el cuerpo que se conocen como cambios puberales.

En general, los adolescentes son sanos y no tienen percepción de que sus conductas de riesgo lo son, por lo que no suelen acudir a las consultas, salvo que la necesiten verdaderamente; por ello, cualquier consulta en las revisiones de pediatría debe ser aprovechada también como consulta preventiva.

En esta época de la vida existen muchos trastornos o enfermedades comunes a otras etapas, pero que en este grupo de edad pueden tener características especiales y además existen otras patologías específicas de este tramo de edad:

  • Infecciones respiratorias. Son comunes los resfriados e infecciones respiratorias tanto de vías altas como de vías bajas (bronquitis y neumonías), algunas muy características del periodo invernal como infección por virus influenza. En esta época también es común la transmisión de enfermedades infecciosas como la mononucleosis infecciosa o "enfermedad del beso".
  • Infecciones gastrointestinales. El hábito de comer fuera de casa aumenta el riesgo de consumir alimentos contaminados lo que puede generar mayor riesgo desarrollar infecciones del tracto digestivo como las gastroenteritis aguda.
  • Patología digestiva, como colon irritable o enfermedad inflamatoria intestinal, dispepsias ulcerosas o dolores abdominales recurrentes.
  • Enfermedades de la piel. Una de las manifestaciones más comunes en la pubertad es la aparición de lesiones en el rostro y en otras localizaciones como pecho y espalda, que se conocen como acné. Son una causa muy frecuente de consulta médica en esta etapa de la vida.
  • Traumatismos. Los traumatismos son lesiones frecuentes en esta época, aún más frecuentes entre los varones. Se relacionan principalmente con lesiones deportivas, aunque pueden ser producto de accidentes al adoptar conductas riesgosas como deportes de contacto e inicio de conducción de motocicletas sin las medidas preventivas adecuadas.
  • Patología endocrinológica: diabetes mellitus, disfunciones tiroideas o patología de talla alta o baja por alteraciones del crecimiento. Cambios puberales tempranos o tardíos: La aparición de los cambios físicos que caracterizan el cambio de la niñez a la fase adulta ocurren en esta etapa. Cuando estos cambios se inician antes de los 9 años se habla de pubertad precoz, mientras que cuando ocurren después de los 14 a 15 años se habla de pubertad tardía. Ambas situaciones pueden estar relacionadas con problemas físicos, por lo que es necesario consultarlo con el médico pediatra.
  • Sobrepeso y obesidad: Relacionado en esta época de la vida con alteraciones en los hábitos alimentarios y en ocasione la escasa práctica de ejercicio.
  • Deficiencias nutricionales. El disbalance entre un aporte insuficiente de nutrientes y el gasto energético aumentado de esta época de la vida, puede llevar a que ocurran algunos déficits nutricionales, otros factores que también pueden relacionarse con las deficiencias nutricionales son la adopción de regímenes de alimentación restrictivos de manera voluntaria, tanto en cantidad de alimentos (idea de adelgazar), como en la calidad de dichos alimentos, por ejemplo como es la dieta vegana, que pueden generar que el aporte de calcio y hierro, así como de vitaminas sea bajo. Las conductas alimentarias voluntariamente restrictivas se conocen como anorexia nerviosa y son más frecuentes en las chicas.

Se recomienda que en cualquier momento de la infancia, pero especialmente en la pubertad, estos estilos de alimentación sean orientados por un experto en nutrición.

  • Migraña o cefalea. El dolor de cabeza debido a migraña o a cefaleas llamadas tensionales es un trastorno que puede iniciarse en la adolescencia. Por lo que es especialmente importante la valoración del pediatra para esclarecer sintomatología y llegar al diágnostico y etiología del proceso, especialmente cuando los síntomas no son muy claros.
  • Problemas visuales. Algunos jóvenes pueden manifestar trastornos de la visión, el más frecuente es la miopía. Este mayor crecimiento ocular característico de esta patología, ocurre en quienes tienen una tendencia genética para la miopía precisamente en la fase de crecimiento acelerado como es la pubertad. Los niños que iniciaron la miopía antes de la adolescencia por lo general se agravan en la pubertad.
  • Patología ginecológica: dismenorrea, enfermedad inflamatoria pélvica, embarazo no deseado, que deben ser valorados inicialmente por el pediatra y con valoración conjunta con ginecología.
  • Patología del aparato locomotor: escoliosis, cifosis, condromalacias rotilianas o lesiones musculo esqueléticas derivadas de la práctica de deportes o de accidentes.
  • Patología relacionada con la adicción a las nuevas tecnologías: Por primera vez los niños son nativos digitales y la tecnología digital se ha convertido en una necesidad para todos. Los niños la utilizan no sólo como entretenimiento y diversión, sino también como comunicación y fuente de información, formando parte de su vida cotidiana desde edades muy tempranas. No se conoce la prevalencia real, pero se sabe que más de un 15% de la población adolescente hace un uso problemático del móvil, aunque la tendencia es progresivamente al alza y cada vez más preocupante. Por ello es importante tomar conciencia de la posibilidad de que exista un problema y debemos controlar el tiempo que el niño está delante de las pantallas, desaconsejándose cualquier tipo de pantalla electrónica en la cama antes de conciliar el sueño nocturno, pues se sabe que la luz y el tipo de ondas que emiten son estimulantes, independientemente de cuál sea el contenido.

En esta etapa además, se mantienen los problemas de salud crónicos adquiridos previamente (cardiopatías, nefropatías, enfermedades digestivas, sobrepeso, diabetes mellitus…). Estos problemas deben ser manejados de una forma distinta en esta etapa de la vida, por ello los padres, junto con el apoyo del pediatra, deben involucrar a su hijo en el cuidado de la salud lo que significa tener un papel activo en su tratamiento tanto en la toma de los medicamentos indicados, como en el cumplimiento de las indicaciones no farmacológicas (restricciones de alimentos, actividad física, necesidad de terapias, etc.).

Medidas para prevenir los problemas de salud en la pubertad

  • Inculcar un estilo de vida saludable con buenos hábitos de alimentación, actividad física regular y sueño en una cantidad suficiente.
  • Prevención de los comportamientos de riesgo para la salud, incluidos el consumo de tabaco, alcohol y otras sustancias, y las prácticas sexuales de riesgo y prevención de accidentes.
  • Acceso a consultas de salud apropiadas y diseñadas para los adolescentes, relativos a la salud sexual y reproductiva: planificación familiar, prevención de embarazos no deseados y nacimientos, la prevención y atención de las ITS y el VIH.
  • Prevención de carencias nutricionales, sobrepeso y obesidad.
  • Prevención y protección específica para las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) y nuevas tecnologías.

Embarazo adolescente

El embarazo precoz se ha convertido en un problema que afecta a las niñas en la adolescencia temprana, en especial en entornos de pobreza, familias en donde no hay una supervisión estrecha de los hijos y en adolescentes que por razones culturales deben contraer matrimonio antes de ser adultos.

Los embarazos en madres adolescentes son considerados como embarazos de alto riesgo, ya que es común que se presenten complicaciones como los abortos espontáneos, prematuridad o bajo peso al nacer en el feto.

Debe ser manejado siempre por equipos multidisciplinares (pediatra, obstetra, matrona, psicólogo, asistente social…).



Bibliografía

  • AEP Asociación Española de Pediatría. Cruz Tratado de Pediatría, 11ª edición. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2017
  • Manual de diagnóstico y terapéutica en Pediatría". 6º edición. Ed. Panamericana. J. Guerrero-Fdez. A. Cartón Sánchez. A. Barreda Bonis. 2016
  • Nelson textbook of paediatrics Miller EK, Williams JV. Rhinoviruses. En: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme III JW, Schor NF.. 20ª ed. Elsevier. Philadelphia. 2018. p. 1612-3.
  • www.familiaysalud.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva. AEPAP
Seleccionar
Categoría

Edad