Juego

El juego como mecanismo de aprendizaje

Los niños sienten una gran atracción por los juegos. Jugar además de ser divertido, les permite explorar y conocer mejor el mundo a su alrededor.

Existen muchos tipos de juegos, los niños con edades comprendidas entre 3 y 5 años son muy activos por lo que tienen una mayor inclinación a juegos que impliquen actividad física o algún tipo de movimiento.

Esta etapa corresponde también al inicio de la escolarización, por lo que los juegos que impliquen aprender cosas nuevas como identificar letras, números, colores o animales llaman la atención del niño.

El juego se convierte en una forma de aprendizaje, ya que a través de él los niños desarrollan su imaginación, adquieren competencias y conocimientos, al mismo tiempo que se ven en situaciones que les incentivan a tomar decisiones y ponerlas en acción, lo que les ayudara a ir creando sus propias experiencias.

Además de todos estos beneficios, mediante el juego logras conocer mejor al niño, identificas los gustos de los pequeños y dispones de una herramienta que les permite introducir normas y límites a la conducta.


Beneficios del juego para el niño de 3 a 5 años

Jugar es una actividad que tiene grandes beneficios para la salud física y mental del niño:

  • Ayuda a explorar y conocer mejor su entorno.
  • Les permite conocer y entender algunas reglas, así como aprender a respetarlas
  • Favorece que adquiera nuevas habilidades que puede adquirir por imitación de otros niños durante el juego.
  • Es una forma de realizar actividad física.
  • Favorece la comunicación y contribuye al desarrollo del lenguaje.
  • Permite que se interrelacione con otros niños y adultos lo que estimula su habilidad social.
  • Estimula el aprendizaje en diversas áreas.
  • Contribuye con el desarrollo físico y mental.
  • Constituye una forma de estrechar los vínculos afectivos.

Juegos más recomendados para los niños entre 3 y 5 años

En esta etapa los niños tienen gran movilidad, por lo que hay que procurar implementar juegos que sean de corta duración y que se asocien a algún tipo de movimiento.

  • Juegos de armar y/o ensamblar. Estos juegos consisten en unir piezas para construir una determinada figura u objeto. Estos juegos pueden ser muy simples o complejos, por lo que hay que adecuarlo a la edad del niño. Tiene la gran ventaja de que permiten desarrollar habilidades como la orientación espacial, coordinación de movimientos finos, razonamiento, atención y concentración.
  • Juegos de Rol o de personajes. En este tipo de juegos el niño interpreta a algún personaje, llevando a cabo sus acciones, tal es el caso de jugar a la escuela, a la casa o al doctor, por ejemplo. Este tipo de juegos permiten incorporar algunas normas y pautas de conducta, así como un lenguaje propio del personaje y del entorno en el que se desenvuelven las acciones.
  • Juegos con reglas. En este caso se trata de juegos en los que para llevar a cabo determinadas acciones hay que seguir algunas instrucciones. Puede tratarse de juegos sencillos de mesa en los que el niño realice algún movimiento una vez que llegue su turno y de acuerdo con los puntos obtenidos con el dado, por ejemplo. Otra forma de juegos con reglas son el escondite, o el "pilla-pilla", e incluso algunas actividades deportivas. En estos juegos el niño aprende a seguir instrucciones, respetar turnos y manejar emociones derivadas de ganar o perder.
  • Actividad física. La actividad física también es interpretada por los niños como un juego, correr, saltar, hacer volteretas, jugar con un balón, columpiarse, nadar, entre muchos otros, son ejercicios y movimientos que los niños sienten como divertidos y que además contribuyen al desarrollo y fortalecimiento de su sistema músculo esquelético.

Recomendaciones para jugar de forma más segura

No olvides cuidar de la seguridad de tu hijo en todo momento, incluso durante el juego. Los niños deben ser supervisados en todo momento, incluso cuando están jugando.

Procura que el niño cuente con espacios seguros en la casa que sean adecuados para jugar.

Ten igualmente algunas opciones cerca del hogar donde puedas llevarlo regularmente. Bien sea la casa de algún amiguito, un familiar, un parque, cancha deportiva o algún centro de entretenimiento.

En la edad preescolar haz que juegue con piezas grandes y colores variados. Los juguetes con piezas pequeñas pueden ocasionar accidentes si el niño los traga o si llegan de forma accidental a sus vías aéreas.

Los deportes organizados son preferibles a partir de los seis años, por deseo del niño y con el objetivo de disfrutar. Se debe supervisar siempre si la actividad es adecuada para el niño (desde el punto de vista motor, social y médico) y aumentar la seguridad para la prevención de riesgos asociados al deporte

Incentiva a tu hijo a respetar las reglas y aceptar cuando pierde. Es necesario reducir en todo momento la posibilidad de conductas agresivas que puedan ocasionar lesiones a tu hijo o a otros niños.



Bibliografía

  • Desarrollo psicomotor normal. Pediatr Integral 2015; XIX (9): 640.e1-640.e7
  • Nelson textbook of paediatrics Miller EK, Williams JV. Rhinoviruses. En: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme III JW, Schor NF.. 20ª ed. Elsevier. Philadelphia. 2018. p. 1612-3
  • AEP Asociación Española de Pediatría. Cruz Tratado de Pediatría, 11ª edición. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2014
  • Manual de diagnóstico y terapéutica en Pediatría". 6º edición. Ed. Panamericana. J. Guerrero-Fdez. A. Cartón Sánchez. A. Barreda Bonis. 201
Seleccionar
Categoría

Edad