Progreso

Progreso del desarrollo psicomotor

Entre los 3 y los 5 años de edad el niño experimenta grandes cambios tanto en su desarrollo físico como mental. Esta es una etapa de transición que los lleva de ser unos bebés a ser niños ya listos para ir a la escuela.

Esta etapa se caracteriza por el desarrollo y maduración de importantes estructuras, como es el caso del cerebro. El sistema nervioso generará en este período nuevas conexiones nerviosas, lo que es fundamental para que el niño logre alcanzar su desarrollo físico y también psicológico.

Producto de su desarrollo motor, el niño comienza a elaborar su esquema corporal, que no es más que la propia representación de su cuerpo. En esta etapa empieza a conocerse y tener conciencia sobre sus partes, lo que le ayuda en el proceso de lograr una mayor seguridad física que le ayuda a explorar su entorno e interactuar con personas más allá de su núcleo familiar, incluyendo otros niños, lo que muchas veces hará mediante el juego.


Crecimiento de los niños entre 3 y 5 años

El intervalo entre los 3 años y 5 años es un periodo de tiempo en el que los niños crecen de una forma más estable. La disminución progresiva del ritmo de crecimiento que se observa desde el momento del nacimiento y que es especialmente marcada durante el 2º y 3er año de vida, continúa de forma más lenta a lo largo de todo el periodo prepuberal.

Durante la mayor parte de este tiempo, la velocidad de crecimiento se mantiene entre 5 y 7 cm de talla al año y la ganancia de peso en unos 2-3 kilogramos por año.

Uno de los cambios más importantes ocurre a nivel de la dentición, ya a los 3 años los niños deben tener 20 dientes.


Nuevas destrezas que debe adquirir tu hijo en esta etapa

Año tras año el niño va reforzando habilidades adquiridas. Podrás evidenciar un gran progreso en el lenguaje, la habilidad motora y la disposición hacia el juego de tu hijo.

A continuación, se inidcan algunas metas que debe alcanzar el niño en cada fase de esta etapa.


3 a 4 años

  • El niño es capaz de construir conversaciones en donde relata de forma sus actividades en la escuela y con sus amiguitos usando frases de cuatro o más palabras.
  • Ya el niño puede dar una respuesta cuando se le hacen preguntas con ¿qué?, ¿cómo?, ¿cuándo? o ¿por qué?
  • Conoce el nombre de amigos y familiares que no viven con él.
  • Puede dibujar líneas rectas y onduladas sobre papel.
  • Alcanza un desarrollo motor que le permite jugar con pelotas pateándolas y lanzándolas hacia otro jugador.
  • Logra mantenerse parado sobre uno de sus pies por más de un segundo.

4 a 5 años

  • Se comunica con otros niños y con los adultos de forma comprensible.
  • Nombra algunas letras y números.
  • Reconoce los colores y puede clasificar objetos agrupándolos por su color.
  • Escucha y comprende instrucciones sencillas.
  • Presta atención cuando se le lee un cuento corto y hace preguntas sobre los hechos o los personajes.
  • Puede copiar o dibujar círculos, líneas curvas cerradas y entrecruzar líneas para formar una cruz.
  • Se mantiene sobre uno de sus pies por más de 3 segundos.
  • Salta sobre uno de sus pies sin apoyarse sobre algún objeto.

5 a 6 años

  • El niño es capaz de vestirse y desvestirse completamente solo sin ayuda.
  • Se cepilla los dientes sin ayuda (aunque se recomienda la supervisión de los padres para garantizar que se haga de forma correcta).
  • Puede reconocer diferentes longitudes de líneas señalando cuáles son más largas o más cortas.
  • El niño puede definir el significado de palabras cotidianas como pelota, mesa, silla, pared, puerta, explicando qué son, para qué se utilizan y de qué material se encuentra hechos.
  • Puede permanecer en equilibrio sobre uno de sus pies por más de cinco segundos.
  • Logra caminar siguiendo una línea recta al colocar un pie delante del otro.
  • Interviene en juegos de roles con otros niños (por ejemplo jugar a la escuela, a la casita).
  • Dibuja a una persona en fragmentos (cabeza, tronco, brazos y piernas).

Cómo contribuir al desarrollo psicomotor del niño

Tienes un papel fundamental para que el niño desarrolle estas habilidades. Algunas acciones cotidianas son una gran fuente de estimulación para tu hijo:

  • Habla con tu hijo todo el tiempo que te sea posible, usa oraciones sencillas con palabras cotidianas y procura pronunciarlas bien.
  • Involucra al niño en algunas labores sencillas del hogar.
  • Realiza con tu hijo activides de aseo cotidiano.
  • Estimula a tu hijo a interactuar y jugar con otros niños. Enséñale los juegos a los que jugabas en tu infancia.
  • Ten siempre a mano hojas y lápices de colores, anima a tu hijo a dibujar y pintar.
  • Lee cuentos con tu hijo y hazle preguntas sencillas relacionadas con la lectura.
  • Ayúdalo a vestirse y desvestirse y anímalo a que lo haga solo.

Cada niño tiene su propio ritmo

Estas etapas se alcanzan a una distinta velocidad en cada niño, por lo que no hay que ser muy estricto con este esquema, aunque hay que mantener siempre la vigilancia, no debe pedirse a un niño que cumpla de manera estricta con este esquema. Lo importante es que los progresos vayan ocurriendo de forma constante y les permitan ir adquiriendo habilidades.

Es muy importante el seguimiento del desarrollo madurativo de los niños, y debe aprovecharse siempre cada revisión de salud por el pediatra, para evaluar el progreso en el crecimiento y desarrollo del niño.

En el caso que una determinada destreza no se logre en la etapa que corresponde puede ser necesario llevar a cabo una evaluación por un profesional especialista en desarrollo infantil para determinar su naturaleza e iniciar un programa de estimulación si fuera necesario.



Bibliografía

  • Desarrollo psicomotor normal. Pediatr Integral 2015; XIX (9): 640.e1-640.e7
  • Nelson textbook of paediatrics Miller EK, Williams JV. Rhinoviruses. En: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme III JW, Schor NF.. 20ª ed. Elsevier. Philadelphia. 2018. p. 1612-3
  • AEP Asociación Española de Pediatría. Cruz Tratado de Pediatría, 11ª edición. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2014
  • Manual de diagnóstico y terapéutica en Pediatría". 6º edición. Ed. Panamericana. J. Guerrero-Fdez. A. Cartón Sánchez. A. Barreda Bonis. 201
  • Manual de Neurologia Infantil". A. Verdú. 2º edición. Editorial Panamericana
  • www.familiaysalud.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva. AEPAP
Seleccionar
Categoría

Edad