Asma y alergias

Asma y alergias

La alergia afecta a un porcentaje importante de los niños escolares europeos, puede tener repercusión en su calidad de vida y también afectar al rendimiento escolar. La alergia es una alteración multisistémica, y los niños afectados pueden tener varias enfermedades coexistentes, por ejemplo, rinitis alérgica, asma, eccema / atopia y alergia a alimentos. Puede ocasionar cuadros graves e incluso en alguna situación infrecuente la muerte del niño. Las reacciones severas de alergia alimentaria pueden aparecer por primera vez en la escuela.

El asma es una enfermedad crónica de las vías respiratorias que produce obstrucción reversible en y producción excesiva de mucosidad en las vías áreas. Se manifiesta como sibilantes, tos y dificultad respiratoria. El asma es una causa médica importante de absentismo escolar

En algunos niños, el asma inducida por ejercicio, la tos nocturna y los trastornos del sueño pueden interferir con las actividades físicas y educativas, disminuyendo así su calidad de vida. Los niños afectados por el asma deben tener una vida activa y normal.

Hay un número importante de escolares con asma y teniendo en cuenta que el hecho de que los estos niños están gran parte de tiempo en la escuela, que el manejo del asma debe ser óptimo en el ambiente escolar. La clave para lograr esto, es la combinación de un tratamiento adecuado con algunos cambios en el estilo de vida del paciente y la familia.

Los desencadenantes más comunes del asma en niños escolares son las infecciones virales y el ejercicio, sobre todo cuando se inhala aire frío. Los niños con asma alérgica pueden tener también ataques agudos desencadenados por exposición a pólenes o a alergenos animales en la escuela.


Cuide la higiene del niño y del hogar

Los alergenos más frecuentemente involucrados en las reacciones alérgicas en la escuela varían dependiendo de las regiones o países. En algunos países, la exposición a polen y a ácaros del polvo como desencadenantes de asma y de rinitis alérgica es la responsable de la mayoría de los casos de alergia, en otros países son más problemáticos algunos alergenos inhalantes alternativos (p. ej. de mascotas)

Es importante mantener los ambientes limpios y disminuir los objetos en los que el polvo pueda acumularse, en especial en los sitios en los que el niño pase más tiempo. También es importante limitar el acceso a las mascotas y evitar el moho y la humedad.

La higiene de las manos juega también un papel importante en el control del asma. Las infecciones pueden agravar o desencadenar el asma, en especial las producidas por virus, y una forma de prevenir el contagio de enfermedades virales es con medidas higiénicas, como el lavado de manos


Cuide la alimentación de los niños alérgicos

Los alergenos alimentarios, sobre todo leche, huevo, y frutos secos, están a menudo involucrados en reacciones alérgicas, y algunos (p. ej. frutas) pueden tener reactividad cruzada con pólenes (síndrome de alergia oral, en el cual el sistema inmune responde frente a proteínas similares de pólenes, frutas y algunos frutos secos).

Las reacciones alérgicas por alimentos pueden ocurrir en el aula, el patio, o el comedor escolar. Los síntomas iniciales pueden ser leves y son difíciles de interpretar si se carece de formación. La alergia a alimentos se ha presentado por primera vez en las instalaciones escolares en una proporción significativa de casos

Los niños en quienes se ha identificado la presencia de algún tipo de alergia alimentaria deben evitar los alimentos que la desencadenan. Por esta razón los padres deben adquirir el hábito de revisar y leer las etiquetas de los alimentos que consume el niño y fomentar el hábito de alimentación saludable ricas en alimentos frescos.

Una alimentación sana contribuye a demás a combatir factores como el sobrepeso y la obesidad, lo cual ha demostrado ser beneficioso para lograr un mejor control del asma.


La actividad física es beneficiosa, pero cuide su intensidad

Muchos niños pueden desarrollar crisis de asma en relación con la realización de actividad física, sin embargo, esto no es una razón para suspenderla ni obligar a su hijo a tener una vida sedentaria.

Se debe animar a todos los escolares con asma a que practiquen ejercicio, pero debe permitirse que los niños queden exentos del ejercicio o lo interrumpan dependiendo de sus síntomas

El ejercicio regular constituye un factor que mejora la función pulmonar y la salud en general, especialmente te en los niños en etapa de crecimiento.

La forma de realizar actividad física con seguridad en los niños asmáticos es iniciando un calentamiento previo e ir incrementando progresivamente la intensidad, evitando la actividad intensa o extenuante.

Se debe indicar a estos niños y sus cuidadores que visiten a su especialista en alergia o a un médico experimentado en alergia para reajustar su tratamiento.

Si su hijo es asmático, es recomendable que consulte con su pediatra y/ o especialista en alergia infantil, si es necesario hacer algún ajuste en el tratamiento, como por ejemplo hacer una toma antes de llevar a cabo la actividad física. Se debe permitir que los niños usen medicación de rescate inhalada antes del ejercicio. En muchos casos, este tipo de medidas ayuda a prevenir los síntomas relacionados con el ejercicio.


Evite que su hijo se exponga al humo del cigarrillo

Los niños que por alguna razón se mantienen expuestos al humo proveniente del cigarrillo, pipa o tabaco, pueden desarrollar asma bronquial. Los niños asmáticos, por su parte, pueden tener agravación de los síntomas y la desarrollar crisis cuando se exponen al humo.

Piense en sus hijos y haga lo posible por dejar de fumar. Si no puede hacerlo, procure entonces no fumar dentro del hogar, el coche, en lugares cerrados y mucho menos en presencia de niños con asma.


Extreme los cuidados con los cambios de estaciones

Los cambios estacionales tienen un gran impacto sobre el asma. Por lo que debe extremar las medidas preventivas en algunos meses del año.

Esto se relaciona con la presencia de factores como el polen de algunas flores en el aire, que actúa como un alérgeno que puede desencadenar crisis en personas con asma alérgica, especialmente en los meses de primavera y otoño.


Algunos cambios en el entorno que mejoran la calidad de vida del niño con asma

El asma es una enfermedad con desencadenante alérgico en algunos casos. La obstrucción de las vías aéreas puede ser debida a una respuesta exagerada del sistema inmunológico frente a sustancias extrañas del medio ambiente, llamadas alérgenos.

Por esta razón, es necesario realizar algunos cambios en el entorno donde se desenvuelve el niño alérgico, con la finalidad de disminuir hasta donde sea posible, que entre en contacto con las sustancias que pudieran desencadenar una crisis.

Estos cambios incluyen:

  • Limpiar la casa de forma regular, se recomienda usar paños húmedos para evitar levantar polvo.
  • Usar aspiradora en vez de otros sistemas como barrer para limpiar el suelo y limpiar alfombras.
  • Procure no emplear sustancias con olores penetrantes, como algunos productos de limpieza.
  • Eliminar peluches, cortinas y alfombras de la habitación.
  • Evitar las mascotas en la casa, si las tiene no permita su acceso a la habitación.
  • Tomar medidas que ayuden a controlar y eliminar los insectos, especialmente los ácaros.
  • No fumar dentro de la casa o en áreas en donde jueguen los niños.
  • Evitar abrir ventanas que den hacia lugares en donde se produzca humo como industrias, estacionamientos o vías de transporte.

Cambios y medidas para prevenir las alergias en la escuela

Es importante asegurarse que existe un sistema para que el personal de cocina y servicio de comedor identifique a los niños con alergia alimentaria. El personal debe aprender a manejar los alergenos alimentarios potenciales con seguridad, incluyendo la limpieza adecuada de superficies y utensilios.

Debe estar disponible un etiquetado claro de alergenos en todos los alimentos proporcionados por la escuela y los padres deben tener con antelación el menú escolar.

Las escuelas deben evitar servir alimentos potencialmente alergénicos como cacahuetes y frutos secos (incluyendo comidas, tentempiés y máquinas dispensadoras). Se debe evitar que los escolares compartan o intercambien comidas, y que se compartan recipientes y utensilios.

Se debe asegurar que en las aulas se evita el uso de alergenos alimentarios (p. ej. Cacahuetes, o pipas en clases de ciencias o de manualidades).

Se debe impartir formación a los compañeros del niño alérgico sobre la evitación de alergenos y el reconocimiento de reacciones por alergia a alimentos.

Si se llevan a cabo las medidas de precaución descritas, no debería ser necesario separar a los niños alérgicos de sus compañeros durante las comidas.



Bibliografía

  • AEP Asociación Española de Pediatría. Cruz Tratado de Pediatría, 11ª edición. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2017
  • Manual de diagnóstico y terapéutica en Pediatría". 6º edición. Ed. Panamericana. J. Guerrero-Fdez. A. Cartón Sánchez. A. Barreda Bonis. 2016
  • Nelson textbook of paediatrics Miller EK, Williams JV. Rhinoviruses. En: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme III JW, Schor NF.. 20ª ed. Elsevier. Philadelphia. 2018. p. 1612-3.
  • www.familiaysalud.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva. AEPAP
  • Muraro A, Clark A, Beyer K, Borrego LM, Borres M, Lødrup Carlsen KC, Carrer P, Mazon A, Rance F, Valovirta E, Wickman M, Zanchetti M. The management of the allergic child at school: EAACI/GA2LEN Task Force on the allergic child at school. Allergy 2010; DOI: 10.1111/j.1398-9995.2010.02343.x
Seleccionar
Categoría

Edad