El campo de acción del internista se deriva de sus principales valores y capacidades, en especial de su visión integradora y su polivalencia. El campo de acción del contrastado equipo médico de Quirónsalud Málaga se centra en el enfermo pluripatólogico y plurisintomático, en el enfermo con diagnóstico difícil, así como en la atención a todas las enfermedades prevalentes del adulto en ámbito hospitalario.


  • Atención clínica del paciente sin diagnóstico preciso.
  • Atención al enfermo pluripatológico. Este enfermo puede ser atendido de una forma más eficiente, si se evita la intervención de múltiples especialidades y la interacción entre fármacos, consiguiendo una atención integral.
  • Atención a los procesos más prevalentes del entorno hospitalario. La formación global del internista le permite ejercer el papel de clínico generalista con capacidad para atender los problemas clínicos de la mayoría de pacientes del área médica del hospital. Desde esta situación, el internista ejerce una función de integración y armonización de la práctica clínica en el área médica. Su papel no se limita al de la coordinación y distribución, lo que debe hacer en algunas patologías, sino la de asumir responsabilidad asistencial plena respecto a sus pacientes, consultando con otros especialistas cuando sea necesario.
  • Atención a personas de edad avanzada en situación de enfermedad aguda o crónica reagudizada.
  • Atención clínica de enfermos atendidos en unidades especializadas desarrolladas por internistas como enfermedades infecciosas, medicina tropical o del viajero, enfermedades autoinmunes y sistémicas, riesgo vascular, síndrome metabólico, patología hepática, etc.
  • Atención clínica de enfermos oncológicos, de situaciones relacionadas con la toxicidad derivada de tratamientos oncológicos (radioterapia o quimioterapia), progresión de la enfermedad de base o en situación paliativa de su proceso.
  • Atención médica a pacientes quirúrgicos. Los pacientes ingresados por problemas quirúrgicos pueden requerir a la vez atención médica. El internista como generalista hospitalario debe asistir la mayoría de problemas médicos que surjan. El internista ya sea como consultor o formando parte de equipos multidisciplinarios, contribuye así a la atención de los pacientes ingresados en el área quirúrgica.
  • Atención a pacientes con enfermedades raras, sin una especialidad bien definida o por el desarrollo de nuevos conocimientos.
  • En la cartera de servicios se incluyen también consultas monográficas.
  • Enfermedades autoinmunes y sistémicas.
  • Enfermedades infecciosas, entre las que se contempla la medicina tropical y del viajero.
  • Riesgo cardiovascular y síndrome metabólico.