El servicio de hospitalización se ha adecuado para la permanencia del niño con sus familiares en todo momento (régimen de visitas y acompañamiento abierto). Se trata de que las habitaciones favorezcan una perfecta asistencia al niño, así como la convivencia con su familia. Especialmente en el caso de los lactantes tenemos una estructura de monitorización en la propia habitación para el ingreso. Son habitaciones que se situan próximas a las de Maternidad y a la Unidad Neonatal, con lo que se construye un área materno-infantil que implica una mayor facilidad para la integración en los servicios asistenciales que se propongan y una mayor eficiencia en la aplicación de recursos y servicios en esas zonas. Asimismo, para el cuidado de los niños gravemente enfermos hospitalizados en esta unidad materno-infantil. disponemos de un módulo/habitación dotado e incluso dispuesto para monitorizar a los pacientes postquirúrgicos. También en el área de Neonatología se mantienen estas premisas, de modo que el mobiliario se adapta a la situación delicada de la madre, recién dada a luz. En los paritorios se facilita el contacto 'piel-piel' (madre-recién nacido) y precoz (metodo canguro).

Durante su estancia en el Hospital se efectua el programa de detección precoz de metabolopatías, la vacunación antihepatitis B y se entrega un documento a la familia que recoge toda la asistencia prestada, así como nuestros consejos "ideales" sobre la medicina preventiva en Pediatría. Se propicia, de este modo, la detección de enfermedades congénitas mediante muestras sanguíneas que se obtienen para el estudio de metabolopatías (fibrosis quística, déficit de 21 hidroxilasa, anemias congénitas, etc.). El servicio del hospital incluye ademas un espacio tipo "nursery" de cuidado del niño sano, próximo a la habitaciones de las madres, para que éstas puedan descansar mientras el niño es vigilado por personal de la planta materno-infantil. El servicio presenta así una nueva forma de atender a los prematuros: con una ATENCION NEONATAL CENTRADA EN LA FAMILIA Y EN EL DESARROLLO (Pediatrics 1995). La idea central es conseguir incluir al prematuro como un elemento más de su familia, desde el primer momento.