La tira ha sido el método tradicional de extracción durante algún tiempo y es todavía una muy buena opción especialmente para hombres con una avanzada caída del cabello que buscan una cobertura máxima con los mínimos inconvenientes.
Consiste en la extracción de una tira de tejido portadora de pelos de la parte posterior y lateral de la cabeza. El área donante se sutura para dejar una fina línea prácticamente invisible a través y sobre la cual crece pelo cubriéndola. Dado que el cierre causa muy poca tensión en el tejido, incluso inicialmente, esto permite que la técnica de la tira sea muy poco invasiva y suponga un cambio cosmético mínimo al cuero cabelludo.