Técnica psicoterapéutica clásica que adaptamos a nuestros tiempos y que nos proporciona herramientas muy útiles para adentrarnos en la raíz del conflicto que presenta el paciente.