Este modelo es muy útil para reestructurar los cambios conseguidos en el proceso terapéutico, cambiar los pensamientos y las creencias que el paciente tiene sobre sí mismo. En ocasiones es importante para la persona cambiar de manera directa hábitos y conductas limitantes.