Técnica psicoterapéutica creada por el psicólogo Roberto Aguado que se engloba dentro de las psicoterapias de tiempo limitado. Integra diferentes enfoques para crear uno propio en el que se pone el énfasis en el vínculo entre el terapeuta y el paciente. El objetivo es acortar los tiempos de terapia sin dejar de trabajar la raíz del conflicto.