Lo que comúnmente entendemos por "Mediación Sanitaria" sucede entre el médico /institución sanitaria y el paciente para evitar o complementar la resolución de un conflicto judicializable. Sin embargo, en el Hospital Quirónsalud Marbella, a manos de Catalina Bernaldo Quiros, la mediación se aplica de otra manera: la mediación para armonizar la colaboración entre el paciente y su grupo de apoyo (familia y amigos).


Nueva imagenNueva imagen

Todos sabemos que mantener una actitud optimista y permanecer en balance emocional es importantísimo para superar cualquier enfermedad, pero claro, llevar esto a la práctica, en plena situación de crisis, eso ya exige de un esfuerzo extra. Componiendo el problema está la parte socio-afectiva y relacional: el enfermo necesita especialmente del apoyo de sus familiares y amigos, hasta tal punto que, a veces, no es capaz de comprender lo chocante y complicada que puede estar resultando para estos también la situación. Y es que nadie sabe el día en que va a ponerse enfermo, tal vez tener un accidente, tal vez ser diagnosticado de una enfermedad crónica o, tal vez, ver que alguna de estas cosas le pasa a alguien muy querido. Sin embargo, un buen día ocurre y tienes que reaccionar rápido y encarando la situación con imágenes de desenlaces lo menos trágicos posibles. Son momentos en los que muy fácilmente surgen tensiones y bloqueos que conviene mediar lo antes posible. La mediación, entonces, aquí sirve para prevenir y resolver conflictos entre el paciente y su grupo de apoyo y, también, para reforzar y consolidar la confianza de todos en el proceso clínico, ya sea un tratamiento, una rehabilitación u otro tipo de proceso.


En la sesión de mediación - con una o dos sesiones suele ser suficiente- se establece quiénes formáis el grupo de apoyo real del paciente, se decide sobre cómo os vais a organizar y qué va a aportar cada cual, se habla sobre las estrategias que vais a emplear para mantener una actitud saludable y sobre las acciones concretas que vais a emprender para adaptaros a la nueva situación. Por supuesto, si ya existen conflictos entre vosotros, se aprovechan las sesiones para tratarlos. Además, el proceso os ayuda a visualizar la situación deseada, crear nuevos vínculos entre vosotros para alcanzarla, repasar las estrategias con las que contáis para prevenir y solucionar problemas o decidir si conviene contar con la ayuda de un psicólogo.


Estos son algunos de los conflictos que, al observarlos, podrían ser derivados a Mediación por parte del médico:

  1. El paciente necesita ayuda para mantener unos hábitos saludables y sobrellevar el estrés que genera la enfermedad. En mediación recibirá ayuda para priorizar las nuevas necesidades y organizarse para cubrirlas, repasará los recursos con los que cuenta para controlar emociones y pensamientos derivados del afrontamiento de la enfermedad y valorará la conveniencia de aprender nuevas técnicas o acudir a terapia psicológica.
  2. El paciente necesita ayuda para afrontar los cambios a nivel de pareja, laboral o familiar que supone la enfermedad. Puede pasar, por ejemplo, que los pacientes sientan comodidad sólo cuando les cuidan su pareja, que sea difícil para los padres aceptar la ayuda de sus hijos ya adultos, que los hijos adultos no quieran depender de sus padres para su cuidado o, tal vez, quienes cuidan al enfermo pueden tener ellos mismos problemas de salud.
  3. La persona que cuida al paciente necesita ayuda para cuidar de sí misma y cuidar mejor al enfermo. Cualquiera que sea la función de la persona que tiene que cuidar al enfermo, es muy común sentir confusión y tensión. Es importante que pueda compartir sus sentimientos y encontrar ayuda cuando la necesite. También ayuda para organizarse mejor: analizar honestamente lo que puede y no puede hacer y cuáles son las tareas que puede delegar o compartir con otros (tareas de casa, cuidar a los niños, llevarles al cole, llevar al paciente al médico, recoger los medicamentos, informar a los demás sobre cómo va el enfermo, etc), determinar las rutinas que se adaptan mejor al paciente y al cuidador, son temas que se tratan en la mediación).
  4. Necesidad de ayuda para mejorar la relación terapéutica y la comunicación establecida entre los profesionales sanitarios y los enfermos y familiares.
  5. Necesidad de resolver conflictos familiares de diversa índole (Mediación Familiar). En caso de detectar reacción desadaptativa grave y trastorno psicopatológico, conviene que el paciente vaya al Psicólogo y no al Mediador.

Flyer A5 Mediación Marbella (1.3 MB) (2 páginas)


Puedes solicitar más información sobre este servicio, en el Hospital Quirónsalud de Marbella o llamando al 692250336.

Responsable de la unidad: Catalina Bernaldo Quirós