El Servicio de Anestesiología y Reanimación está integrado por cuatro especialistas en plantilla y otro a tiempo parcial, que garantizan unas condiciones quirúrgicas óptimas, con la salud y la seguridad del paciente como preocupación esencial.

Además de la actividad quirúrgica propiamente dicha, su cartera de servicios asistenciales incluye una sala de recuperación post-anestésica (URPA), la consulta preanestésica y la unidad del dolor.