El niño puede presentar enfermedades similares a las del adulto u otras propias de la edad infantil. El ojo gandul (ambliopía), el estrabismo y enfermedades congénitas son, entre otras, objetivo de esta unidad. De gran valor es la vigilancia del prematuro para detectar y tratar con éxito la retinopatía de la prematuridad.


El cuidado oftalmológico de los niños es importante porque los primeros años de la vida son fundamentales para el desarrollo de la visión. El ojo en el niño es inmaduro y está en constante crecimiento hasta los 7 u 8 años. De hecho, la agudeza visual, que en el momento del nacimiento es prácticamente nula, alcanza el 100% a los 5 años de edad. Cualquier anomalía ocular no diagnosticada precozmente, puede detener el desarrollo de la visión y dejar defectos que persistirán durante toda la vida.


 Documento PDF Más información sobre oftalmología infantil (2.5 MB) (2 páginas) 



  • ¿Cuándo llevar al niño al oftalmólogo?

Existen dos situaciones diferentes en lo que respecta a las visitas por el oftalmólogo: cuando el niño tiene alguna queja o molestia ocular y las visitas rutinarias que se deben realizar a pesar de que el niño no tenga problemas oculares.

Los motivos más frecuentes que obligan a los niños a visitar al oftalmólogo son:

Acercarce_tv Acercarse_libro

-Acercarse excesivamente a la televisión o al papel cuando leen o escriben.
-Entornar los ojos cuando miran objetos lejanos.
-Dolor de cabeza después de forzar la vista.
-Ojos rojos de manera muy frecuente.
-Desviación de los ojos.
-Diferencias de visión al tapar un ojo u otro.
-Pupila de color blanco o grisáceo (leucocoria).


Los especialistas en oftalmología infantil recomiendan los siguientes controles:


- Durante el primer mes de vida: descartar enfermedades oculares graves y malformaciones (glaucoma o catarata congénita).
- A los 7 meses: Diagnóstico del estrabismo.
- A los 18 meses: Diagnóstico del retinoblastoma (tumor intraocular maligno más frecuente en la infancia).
- A los 4 años: Agudeza visual y defectos de refracción.
- Cada 2 años hasta cumplir los 14.


  • Defectos de refracción

Son los que coloquialmente llamamos defectos de gafas. En un ojo normal los rayos de luz convergen sobre la retina dando lugar a imágenes nítidas. Así pues, los defectos de refracción son aquellos que impiden que los objetos se vean con claridad. Sontres: hipermetropía, miopía y astigmatismo.


Es importante detectar los defectos de refracción precozmente ya que pueden provocar bajo rendimiento escolar. Deben ser corregidos con gafas o lentes de contacto, y a partir de los 18 años y cuando la graduación está estabilizada, podrán ser operados con láser. Un bebé ya puede ser explorado para detectar estos defectos, a pesar de que no sea capaz de hablar.


  • ¿Qué es el estrabismo y como se trata?

El estrabismo es la desviación anormal de uno o ambos ojos en alguna de las posiciones de la mirada. Puede ser una desviación horizontal (el ojo se desvía hacia dentro o hacia fuera) o una desviación vertical (el ojo se desvía hacia arriba o hacia abajo).


Todos los niños que desvíen un ojo de manera intermitente deben ser visitados a los 6-7 meses de edad. Los niños que tengan una desviación permanente deben ser visitados incluso antes de esa edad.


El estrabismo puede ser corregido con gafas, cirugía o ambas cosas. La cirugía consiste en aislar los músculos encargados de la mobilidad del ojo y situarlos en otro lugar para debilitar o reforzar su acción. Es una cirugía sencilla, pero que en los niños requiere anestesia general.

Desviación hacia fuera Desviación hacia dentro
Desviación hacia fuera Desviación hacia dentro

El mejor regalo que unos padres pueden hacer a sus hijos es prevenir la aparición de enfermedades. Esto se consigue realizando las visitas rutinarias a pesar de que no haya síntomas.

El diágnostico precoz, el tratamiento eficaz por un oftalmólogo pediátrico y la responsabilidad de los padres son una combinación perfecta para conseguir que nuestros hijos tengan una buena visión y calidad de vida en el futuro.


  • ¿Qué es el ojo vago?

Ojo vagoEl ojo gandul, vago o ambliópico es aquel que no se ha desarrollado normalmente durante la infancia y como consecuencia tiene menos visión que el otro ojo. La ambliopía afecta a un 4% de los niños y sólo puede ser tratada antes de los 8-9 años de edad, dando lugar en caso contrario a un severo e irreversible defecto visual.


Suele ser detectada en exploraciones rutinarias de la visión por el pediatra o por el oftalmólogo pediátrico ya que causa muy pocos símtomas y suele pasar desapercibida para los padres.


Sus causas mas importantes son el estrabismo, los defectos de refracción y más raramente, enfermedades oculares que impiden que la luz llegue normalmente a la retina (cataratas).


El tratamiento consiste en forzar al niño a utilizar el ojo gandul mediante la oclusión del ojo bueno.


  • Obstrucción lacrimal

Normalmente la lágrima lubrica la superficie del ojo y se drena por los puntos lagrimales hacia la nariz.


Cuando el trayecto de la lágrima desde el ojo hacia la nariz está obstruido hablamos de obstrucción lagrimal. En el niño se manifiesta por lagrimeo y secreción (legañas) desde el nacimiento.


La obstrucción lacrimal en el 75-90% de los casos se soluciona espontáneamente durante los 6 primeros meses de vida. Los colirios antibióticos y el masaje sobre el saco lagrimal son beneficiosos. Si no se soluciona de esta forma se debe realizar un sondaje de la vía lagrimal.