En la mayoría de los casos basta con quitar solo el tumor y un poco de tejido sano a su alrededor. Se ha de extirpar exclusivamente lo justo y necesario. Actualmente solo se extirpa toda la mama cuando el tumor es mayor de 3 cm. de diámetro (y no en todos los casos) o cuando dentro de la misma mama hay varios tumores.

Generalmente ya no es necesario quitar los ganglios de la axila. Basta con marcar y quitar el Ganglio Centinela para poder analizarlo. Si este ganglio no está afectado quiere decir que el tumor aún no ha salido de la mama y por tanto no hace falta quitar ningún ganglio más.

La terapia posterior dependerá del resultado de la cirugía.