El Comité de Ética Asistencial (CEA) de los hospitales privados del grupo Quirónsalud en Cataluña (Hospital Universitario Dexeus, Hospital Quirónsalud Barcelona, ​​Centro Médico Teknon y Hospital El Pilar) tiene entre sus principales objetivos para el próximo curso mejorar la confidencialidad en nuestros hospitales.

En un documento elaborado por el comité, sus miembros explican que "es fácilmente observable una cierta relajación en la obligación de la confidencialidad en la actividad cotidiana, como consecuencia de la presión asistencial".

"La evolución desde una concepción paternalista de la medicina a una concepción basada en la autonomía del paciente, merecedor del reconocimiento y respeto de sus derechos, ha supuesto un verdadero cambio de paradigma que implica que es el paciente quien decide, y no el facultativo, con quien desea compartir sus datos más íntimas, información que es de su propiedad".

"Este hecho hace necesario un cambio de mentalidad en el entorno asistencial" concluye el Dr. Vicente Molina, presidente del CEA.

¿Qué es la confidencialidad?

La confidencialidad se basa en un pacto implícito entre dos partes: el paciente y el equipo asistencial. El marco de confianza que sustenta la relación entre el paciente y el equipo asistencial se rompe si la confidencialidad no se respeta, de forma que lo que es un derecho del paciente se constituye en un deber para todos aquellos involucrados en el entorno sanitario.

El círculo de confidencialidad es el núcleo de personas entre las que circula información personal sin que se rompa este compromiso de secreto con el paciente, precisamente porque es él mismo quien debe definir los límites.

Sin embargo, hay tres grandes supuestos por los que se plantea hacer una excepción al deber de confidencialidad: para evitar un daño a otras personas, al mismo paciente o bien por imperativo legal.

El profesional sanitario debe tomar conciencia y ejercer la profesión con una actitud propia y coherente, que es lo que la sociedad espera. Conviene destacar la necesidad de establecer una serie de actitudes, hábitos y compromisos.

"En opinión de este comité, la confidencialidad debería considerarse también como una medida de integridad y de competencia" dice el Dr. Molina.

La iniciativa del CEA para concienciar sobre la importancia de la confidencialidad consistirá en la organización de varias sesiones para profesionales sanitarios y la producción de material que les recuerde la necesidad de hablar sólo lo necesario, hacerlo con la persona correcta y en el lugar adecuado.

Aquí puede consultar el documento elaborado por el CEA sobre la confidencialidad