Pediatría

La escala de Denver es una herramienta empleada en pediatría para valorar si el desarrollo psicomotor de un niño, según su edad, funciona de forma acorde a lo esperable en esa franja. Así, se estudia el desarrollo de las habilidades manuales, las motoras, y el uso del lenguaje.


Se realizan una serie de pruebas acordes con la edad del niño y se puntúa según si es capaz de llevarlas a cabo o no. Se utilizan instrumentos básicos como la tapa de un frasco, cubos, pelotas, campanas, canicas, lápices, sonajeros y madejas de lana roja.


El resultado final se dividirá entre anormal (con dos fallos o más en dos o más áreas), dudoso (fallos en varias áreas o dos en una misma), o irrealizable (hay tantos fallos que no se puede realizar una evaluación en condiciones normales).