La clínica de Barcelona tiene problemas económicos, pero quiere salir de la crisis por sus propios medios sin sucumbir a la absorción o fusión con otros.

Con una deuda de 50 millones. La Clínica del Pilar de Barcelona viene facturando 35 millones de euros anuales y tiene una deuda de más de 50 millones de euros por la que solicitó preconcurso de acreedores en julio de 2011.

Una vez refinanciada la deuda con el Banco Sabadell y otras entidades, superó la situación. Su previsión, de acuerdo con el plan de viabilidad que está aplicando, es cerrar 2012 con un Ebitda positivo. Además, con la implantación de todas las medidas en curso, espera presentar en 2013 un resultado de explotación positivo de aproximadamente 900.000 euros y en el trienio 2013-2015, lograr un incremento anual sostenido de facturación de cerca de un 3 por ciento.

La Clínica del Pilar de Barcelona,uno de los centros médicosmásemblemáticos del sector privada barcelonés y propiedad de médicos que ejercen en la institución y en un 28 por ciento del GrupoTresTorres, está pasando por una grave situación económica pero, a pesar de ello y del contexto, espera poder superarla sin ceder a la tentación de la absorción o fusión por parte de grandes grupos hospitalarios actualmente en expansión en España.

Según han explicado a DIARIO MÉDICO Albert Tarrats, director general, y María José Miravitlles, gerente, confían en el plan de viabilidad, que tiene como objetivo la renovación del modelo de negocio para mejorar progresivamente sus resultados económicos y hacer frente a sus compromisos financieros. El plan define cinco ámbitos de actuación, algunos de ellos relacionados con la gestión de la clínica y de carácter urgente y otros que se desarrollarán entre 2013 y 2015. Entre las medidas destacan especialmente: refinanciar su deuda y renegociación con proveedores; centralizar compras y renegociar condicionesde servicios externos; adecuar plantilla a necesidades reales; potenciar principales áreas de actividad (Instituto Cardiovascular San Jordi y materno-infantil) y completar cartera de servicios de la Clínica; disponer de un nuevo organigrama de gestión reorganizando las diferentes áreas funcionales (asistencial, administrativa, de enfermería y de farmacia),e implantar nuevos sistemas de información y comunicación (TIC).

También se desarrollará un plan de uso de los espacios polivalentes y se definirá un plan de inversiones, según la disponibilidad económica. "Esta clínica, creada en 1892, está muy bien posicionada en el sector sanitario privado de Barcelona y en la tradición de atención de calidad al cliente,que se vio reforzada con la incorporación del Instituto cardiovascular San Jordi en 2007",ha informadoTarrats.

Actualmente es viable en el día a día, pero presenta problemas en administración que requieren inversión enTIC y también mejoras en compra centralizada y en recursos humanos, donde se ha aplicado una reducción salarial del 5 por ciento, aunque no se prevé ningún expediente de regulación empleo (temporal o de extinción). En el centro ejercen 450 médicos que son mayoritariamente colaboradores (todos, excepto los cardiólogos del Instituto San Jordi).

VOLUMEN DE ACTIVIDAD

Apesardelacrisiscoyuntural y la propia, según han informadoTarrats yMiravitlles, el centro ha mantenido el volumen de actividad, en su mayor parte a cuenta de compañías aseguradoras y en menor proporción (15-20 por ciento de los propios pacientes.

"Sólo con la reordenación interna podemos ganar mucho en eficiencia,pero también tenemos que buscar nuevos clientes en el ámbito internacional ypotenciar mucho más la cardiología y la cirugía cardiaca y la pediatría", ha explicado Tarrats. En materia de infraestructuras han precisado que la prioridad es la inversión enTIC y, si todo va según lo previsto,entre 2013 y 2014 poder construir en el mismoterreno que ocupa el centro un nuevo edificio de 2.500 metros cuadrados que se destinaría a las urgencias. Con la incorporación del Instituto San Jordi ya se realizaron varias mejoras y se incorporó tecnología como unaTC de 65 cortes y dos aparatos de resonancia magnética.

Por otro lado, la venta o fusión no forma parte por ahora del proyecto de reflotación de la entidad, pero Tarrats yMiravitlles nodescartan alianzas estratégicas con otros proveedores asistenciales de Barcelona.