La clínica recorta gastos y ultima un pacto con la banca.

La clínica del Pilar Sant Jordi ha presentado un plan de viabilidad para refinanciar su deuda bancaria, de 30 millones de euros,y volver abeneficio operativo este año de forma que pueda descartar definitivamente el riesgo de concurso de acreedores.

El plan ha sido elaborado por la consultora Gesaworld, que ha asumido el encargo de reflotar el centro,y que ha nombrado a Albert Tarrats y María José Miravitlles como máximos directivos, e incluye como medidas centrales un recorte medio de salarios del 5% y una renegociación con los proveedores para lograr un ahorro del 30%.

El objetivo del plan, explica la gerente María José Miravitlles, es superar las dificultades de tesorería de la clínica, que le llevaron a presentar preconcurso de acreedores el año pasado, y cerrar el preacuerdo para refinanciar la deuda bancaria con Banc Sabadell y el ICF, titulares de una hipoteca de 30 millones de euros, con la que el Centro Cardiovascular Sant Jordi compró el inmueble de la clínica en la calle Balmes en el 2007 a las hermanas de la Caridad de Santa Ana. El preacuerdo prevé ampliar tres años la carencia de pago de intereses, hasta el 2015, y ampliar la línea de factoring del centro.

El plan estratégico incluye también potenciar la actividad de la clínica; externalizar servicios auxiliares como la limpieza; centralizar las compras; optimizar el uso del inmueble para desocupar locales que el centro ocupa en alquiler y reorganizar sus distintos servicios asistenciales, potenciando el área cardiovascular, en la que la clínica es líder, e introduciendo nuevas áreas terapéuticas como pediatría o cirugía ambulatoria.

Clínica del Pilar Sant Jordi tiene como accionistas a la clínica Tres Torres (un 30% del capital) y a los médicos del centro. El centro facturó el año pasado 34 millones de euros, con 6 millones de pérdidas, que este año se reducirán a 2,7 millones pero ya con beneficio operativo positivo, y prevé volver a beneficios en el 2014. El plan de viabilidad incluía inicialmente dar entrada a un nuevo socio que capitalizara la empresa, pero finalmente se ha decidido retrasar la búsqueda de inversores hasta que el negocio se estabilice.