El Institut Mèdic Rubí está dividido en dos plantas distribuidas en quince consultas perfectamente equipadas, así como una amplia sala dedicada a los servicios de rehabilitación, preparada con equipos y tecnología de alta precisión y última generación para ofrecer el mejor servicio al paciente. Cada consulta está especialmente diseñada en función de las necesidades de su especialidad, pudiendo desarrollar la actividad terapéutica de forma eficiente y efectiva.