Las visitas son siempre bienvenidas y el horario es libre, excepto en los casos en que exista contraindicación médica o que el paciente esté ingresado en la UCI. Se recomienda que no se realicen pasadas las 21 horas para facilitar su descanso y el de los demás pacientes y que se eviten en la medida de lo posible los ruidos en los pasillos.
No olvide que las visitas demasiado largas o frecuentes pueden cansarle. Recuerde, en todo momento, que se encuentra en un centro hospitalario:
Intente limitar el número de acompañantes.
Evite hablar en voz alta y permanecer en los pasillos.
Respete el descanso de los demás.
Con carácter general no se recomiendan las visitas de niños menores de 12 años. Debe comprender que un hospital no es un lugar adecuado para un menor y, además, puede ser perjudicial para su salud.