CapturaConsiste en la aspiración accidental de un material, generalmente frutos secos, lo que genera una obstrucción más o menos importante de la traquea o más frecuentemente de uno de los bronquios principales. Es más frecuente en niños de alrededor de 3 años. Los síntomas más frecuentes son un episodio de sofocación mientras está comiendo frutos secos, seguido de un acceso de tos irritativa y persistente, cierta dificultad para respirar y puede ir asociado a la presencia de ruidos o "pitos" durante la respiración y de coloración violácea de los labios. Tras el episodio de sofocación, el paciente presenta tos persistente. Ante un cuadro similar se debe acudir al hospital pediátrico más próximo, no olvidando relatar cómo y cuando ha sido el episodio, así como qué estaba comiendo en el momento del accidente. El diagnóstico definitivo se establece mediante la broncoscopia rígida o flexible bajo anestesia general, asi como el tratamiento que consiste en la extracción del cuerpo extraño bajo visión directa a través del broncoscopio con pinzas. Tras la realización de la broncoscopia, la sintomatología cede, siendo posible dar de alta al paciente al día siguiente.