reflujo-vesicouretralEl reflujo vesicoureteral consiste en el paso anómalo de la orina de la vejiga al uréter y riñón. Esto es motivado por una alteración en la unión del uréter a la vejiga que fundamentalmente consiste en la falta de un túnel vesical en la unión del uréter con la vejiga. Según su severidad se clasifica en cinco grados.


Los reflujos de bajo grado suelen ser tributarios de tratamiento endoscópico que consiste en la inyección subureteral de un material biocompatible, mediante un aplicador, a través de la uretra. Es por tanto una técnica mínimamente invasiva, aunque debe hacerse bajo anestesia general. El tiempo postoperatorio suele ser mínimo, 12 a 24 horas.


En los reflujos de alto grado se suele realizar la reimplantación quirúrgica del uréter en la vejiga mediante avance submucoso a través de una incisión en la vejiga bajo anestesia general. Después de este tipo de intervención se suelen dejar unas sondas que intuban los uréteres y que salen por la herida operatoria. El postoperatorio en esta cirugía suele ser de 4 a 6 días.


Puede haber complicaciones en el 5-10% de los casos que varían según la técnica y consisten en estrechez de la unión uretero-vesical y la reaparición de reflujo, que puede ser necesario reintervenir. En raras ocasiones aparecen fístulas urinarias que cierran solas normalmente. La hemorragia es otra posible complicación pudiendo ser necesaria una transfusión sanguínea.