0v2n5-78tab03La torsión y subsiguiente isquemia e infarto de un apéndice testicular (HIDÁTIDE TESTICULAR DE MORGAGNI), aparece como un proceso no urgente, que puede, en algunos casos, evolucionar hacia la curación espontánea en varios días. Se manifiesta en forma de enrojecimiento y dolor, más acusado en el polo superior del testículo afecto.

La extirpación quirúrgica mediante una pequeña incisión en la bolsa escrotal correspondiente, va seguida de la curación. Alternativamente se puede optar por el reposo absoluto y el tratamiento con antinflamatorios cuando los síntomas y signos son mínimos. En ocasiones es necesario realizar una intervención exploratoria para descartar torsión del pedículo vascular del testículo.

Este procedimiento se realiza bajo anestesia general.

La estancia media varía según el tratamiento entre 3 y 7 días.

Las complicaciones más frecuentes pueden ser: infección o hemorragia de la herida quirúrgica, lesión testicular, hidroceleHidroceleHidrocele reactivo (líquido peritesticular).