• Trastornos psicológicos.
  • Problemas de ansiedad, del estado de ánimo.
  • Disfunciones sexuales.
  • Adicciones.
  • Terapia de pareja.
  • Problemas de la infancia o adolescencia.
  • Dependencia emocional.