La hernia de disco es una patología que afecta aproximadamente a un 20% de la población española.

Una enfermedad que, debido al ritmo de vida actual, el envejecimiento de la población y el exceso de peso, entre otras, tiene una incidencia cada vez mayor.

La hernia discal, por lo tanto, repercute en la calidad de vida del paciente, quien puede experimentar diferentes síntomas dependiendo de la causa y la gravedad del disco herniado.

Entre los síntomas más habituales de la hernia de disco encontramos los siguientes:


  • Adormecimiento de las extremidades.
  • Sensación de hormigueo.
  • Rigidez de espalda.
  • Dolor de espalda.
  • Debilidad muscular.
  • Molestia al caminar.

En muchos casos la patología remite con tratamientos conservadores sin cirugía (infiltraciones, bloqueos...), sin embargo, cuando esto fracasa debe valorarse un abordaje quirúrgico, ya que en muchos casos es la única opción.


El Dr. Juan Antonio Lozano Requena, Jefe de Equipo de la Unidad de Columna de Quirónsalud Torrevieja, nos explica qué son las hernias de disco, por qué se producen, los tipos más comunes de hernias y qué ocurre si no las tratamos.


Hernias de disco: qué son y por qué se producen


La hernia de disco se produce cuando el disco invertebral se ve afectado. Los discos están situados entre dos vértebras y su principal función es encargarse de la movilidad y amortiguar cargas en un segmento vertebral.

El disco está formado por un núcleo pulposo de características gelatinosas, encapsulado por una capa exterior o anillo fibroso que lo delimita y sirve para proteger las estructuras neurales situadas en la parte posterior.

La deshidratación discal condiciona la formación de pequeñas grietas en el anillo posterior y la salida de parte del contenido del núcleo hacia el espacio epidural anterior, que es lo que se conoce como protrusión o hernia discal.



¿Cómo saber si tienes una hernia discal?


La mayoría de las hernias discales ocurren en la región lumbar, aunque también pueden presentarse en la región cervical.


  • Si la hernia discal está situada en la región lumbar provocará dolor en banda en región lumbar con irradiación a glúteos y región proximal de los muslos.
  • Si la hernia discal comprime la raíz nerviosa condiciona un dolor radicular con irradiación a pantorrilla y pie conocido como ciática. Dicha afectación radicular asocia entumecimiento y hormigueo y en casos más severos debilidad de los músculos inervados por la raíz nerviosa afectada.

Tipos de hernias discales: protrusión y hernia


Se pueden clasificar en función de su tamaño y localización. Las hernias discales más pequeñas son conocidas como protrusión discal, y las de mayor tamaño como hernias extrusas.

Según su localización, una hernia discal central generalmente no ocasionará síntomas radiculares, que son más frecuentes en las hernias de localización lateral o foraminal.


¿Cuáles suelen ser las más discapacitantes?


En raras ocasiones la hernia discal puede comprimir todos los nervios en la región lumbar que simulan una cola de caballo y se denomina cauda equina. En estos casos se manifiesta por entumecimiento o debilidad en piernas, disfunción de la vejiga o de los intestinos y anestesia en la parte interna de los muslos y la parte posterior de las piernas y en la región alrededor del recto.

¿Qué ocurre si no se trata una hernia discal?


El elemento principal es el diagnóstico precoz y exacto de dicha patología. El conocimiento de su localización, tamaño y la relación con las estructuras neurales define el diagnóstico, el tratamiento y el pronóstico de dicha lesión.


Es importante destacar que la mayoría de las hernias de disco tienen un excelente pronóstico con tratamiento conservador, pero para ello es necesario en primer lugar, su diagnóstico mediante estudios de RNM y radiográficos.


Cirugía de hernia discal


En aquellos casos en los que persiste la sintomatología dolorosa o radicular, a pesar del tratamiento conservador, se han de valorar otras opciones terapéuticas.

En general, antes de considerar un tratamiento quirúrgico, existen otros procedimientos intervencionistas (bloqueos radiculares selectivos, discoplastia, rizólisis) que se realizan con anestesia local y que pueden eliminar o aliviar la sintomatología sin necesidad de recurrir a un tratamiento quirúrgico.


¿Cuándo se debe operar?


  • La cirugía está indicada ante la ausencia de mejoría con el tratamiento conservador o intervencionista.
  • En los casos de predominio sintomático radicular, el procedimiento quirúrgico más habitual es la microdiscectomía abierta o endoscopia. Es un tratamiento mínimamente invasivo que consiste en resecar la hernia discal y liberar la compresión radicular.
  • En los casos con predominio sintomático lumbar se han de considerar opciones de tratamiento instrumentadas mediante artrodesis o fijación lumbar interespinosa según la edad del paciente.

La tasa de éxito de la cirugía de hernia es muy alto


Si la indicación quirúrgica es correcta y la técnica se realiza cuidadosamente, se consiguen unas tasas de éxito del 85-90%. En general, el paciente percibe rápidamente una mejoría del dolor ciático, al liberar el nervio comprimido.


Recuperación de una hernia de disco


Se ha de considerar que tras una intervención quirúrgica existe un periodo de convalecencia previa a la práctica de ejercicio físico. Se aconseja reposo relativo durante unos 15 días, evitando aquellas posturas que supongan una carga adicional en la espalda.

En las semanas progresivas se debe incrementar de forma progresiva la actividad física.


Tras la intervención, ¿se puede llevar una vida normal?


Sí. El objetivo de toda cirugía es la normalización funcional del paciente. Dicho objetivo es más rápido en las cirugías no instrumentadas (técnicas mini-invasivas o percutáneas), y más lento en las cirugías instrumentadas con fijación lumbar o que afectan a varios segmentos vertebrales.


En la Unidad de Columna de Quirónsalud Torrevieja contamos con profesionales de dilatada experiencia en cirugía de columna y la tecnología más avanzada para un adecuado diagnóstico y tratamiento.

Si tiene alguna duda acerca de la hernia discal no dude en contactar con nosotros. Le atenderemos gustosamente y con la mayor brevedad.