Actualmente, a la hora de eliminar la grasa que ocasiona desagrado, los cirujanos disponen de aparatología de última generación:

  • Escáneres de alta precisión que efectúan un estudio pormenorizado del área corporal que hay que tratar. Estos dispositivos permiten visualizar el interior de la zona que precisa tratamiento y conocer el estado de los tejidos que dan soporte a la piel. Entre otros parámetros, puede determinar con exactitud la cantidad de grasa que hay en una parte concreta del cuerpo.
  • Durante todo el proceso, el equipo de Cirugía Modeladora tendrá a su disposición distintos equipos para garantizar el mejor resultado posible: analizadores que determinan el porcentaje de hidratación y elasticidad de la piel; sistemas informáticos de simulación de imágenes que aportan datos de interés para el cirujano a la hora de planificar la intervención; aparatos que introducen en las zonas a tratar sueros que preparan el tejido graso para su extracción; máquinas programadas para manejar instrumentos especializados durante el procedimiento quirúrgico; equipos que permiten eliminar con precisión grasa antiestética a través de pequeñas incisiones que no precisan puntos de sutura; rodillos motorizados capaces de homogeneizar la superficie de la piel, etc.

Eliminar donde es necesario.
El proceso de eliminación de la grasa antiestética consta de tres fases. Durante el procedimiento se emplea aparatología de última generación. Dependiendo del caso, algunos de los dispositivos utilizados se manejan manualmente o de forma automática (mediante aparatos programados para controlar instrumentos especializados).

  • En primer lugar, con ayuda de un escáner corporal de alta precisión que permite visualizar el interior de las zonas que hay que tratar y conocer su estado, se determina la cantidad de grasa que es preciso eliminar de cada zona para obtener un buen resultado.
  • A continuación, un equipo electrónico de última generación, situado fuera del organismo, emite la energía conveniente sobre los depósitos de grasa que hay que eliminar. La energía atraviesa la piel, llega al tejido graso y disuelve parte de los acúmulos de grasa seleccionados. Un porcentaje de la grasa disuelta se expulsa gradualmente por las vías fisiológicas y el resto, introduciendo en la zona tratada (a través de una incisión milimétrica que no precisa puntos de sutura) un dispositivo avanzado que elimina los depósitos de grasa antiestéticos que hayan podido resistirse al proceso anterior y el excedente de grasa que el organismo no puede expulsar.
  • Finalmente, sobre las zonas de donde se extrajo grasa, se efectúa un masaje específico con un rodillo motorizado que actúa homogeneizando la superficie de la piel.


A tener en cuenta.

Antes de someterse a la intervención, es necesario realizar una visita diagnóstica con el fin de descartar cualquier tipo de contraindicación, conocer los pormenores del procedimiento, sus alternativas, las posibles molestias y complicaciones y saber lo que se puede conseguir.
Por seguridad y para obtener buenos resultados, es condición indispensable que la técnica sea aplicada por un cirujano especialista y en un ámbito hospitalario.