La presbicia o vista cansada es una condición natural en todos los seres humanos. Consiste en la pérdida gradual de la capacidad del ojo para enfocar objetos de cerca. El enfoque se realiza a través de un cambio en la forma del cristalino. Con la edad el cristalino empieza a perder su elasticidad lo que reduce progresivamente la capacidad de enfoque. La presbicia normalmente se inicia a los 45 años y progresa lentamente hasta los 55. La presbicia se manifiesta por la necesidad de alejar los objetos para enfocarlos mejor. Llega un punto que ni alejando los objetos podemos verlos con nitidez, en este momento son precisas lentes correctoras. La presbicia supone una mayor dependencia de las gafas y en algunas situaciones ni con gafas ni sin ellas se pueden realizar las tareas necesarias, en este caso son necesarias otras soluciones. Las lentes de contacto proporcionan una visión más natural que las gafas pero tienen el inconveniente del recambio, limpieza diarios y no están exentas de riesgos.

Las alternativas a las gafas o lentes de contacto son la Visión Multifocal y la Visión Combinada Láser.

  • Visión Multifocal.
    La presbicia surge a raíz de una pérdida progresiva en la elasticidad del cristalino, resulta entonces lógico que el recambio del cristalino sea la opción más adecuada para el manejo de la presbicia. A este procedimiento le llamamos Visión Multifocal, consiste en sustituir una lente natural llamada cristalino por una lente artificial que colocamos en el mismo sitio que ocupaba el cristalino. El cristalino se aspira mediante microcirugía con un sistema emisor de ultrasonidos. La lente que utilizamos es una microlente difractiva de última generación, los avances en nanotecnología permiten un diseño exclusivo de la lente. Las técnicas de microcirugía permiten una rápida rehabilitación, primero operamos un ojo y a la semana el otro.
  • Visión Combinada.
    La visión combinada aprovecha un fenómeno natural, la dominancia ocular. La dominancia consiste en que hay un ojo que domina en visión de lejos y otro que domina en visión de cerca. En la visión combinada potenciamos este efecto natural y enfocamos un ojo más para lejos y el otro más para cerca, el resultado es que con los dos ojos abiertos verá de lejos y de cerca. Si cierra un ojo cada vez verá que uno domina de lejos y el otro de cerca, lo mismo que antes de operase pero de forma mucho más pronunciada. En la consulta reproduciremos las condiciones de la operación para que pueda hacerse una idea más detallada del resultado.

Su oftalmólogo le indicará cual es el procedimiento más adecuado para su caso.
Ambos tratamientos son ambulatorios y el tiempo de recuperación es rápido.