La vejiga es un órgano que almacena orina y que está ubicado en la parte baja del abdomen. El cáncer de vejiga se produce cuando un crecimiento de células malignas comprime el revestimiento de la vejiga. Cada año en España se detectan alrededor de 10.000 personas con cáncer de vejiga.

  • Tratamiento: El tratamiento depende de lo avanzada que esté la patología en cada paciente. Existen cuatro opciones básicas: Cirugía, Radiación, Quimioterapia y Terapia Biológica.

La situación particular de cada persona y el grado de extensión de su patología determinan el abordaje mediante una o varias alternativas para incrementar las posibilidades de curación. La cirugía es la opción terapéutica más habitual: cerca del 90 por ciento de las personas que han sido diagnosticadas de Cáncer de vejiga son intervenidas quirúrgicamente para extirpar las células malignas. Para los pacientes que presentan un tumor que invade la capa muscular de la vejiga la cistectomía radical es la opción terapéutica más adecuada.

  • La cistectomía: Esta técnica consiste en la extirpación total o parcial de la vejiga y, posiblemente, de los nódulos linfáticos y órganos más próximos que podrían estar afectados. Tras la extirpación, el cirujano debe realizar una reconstrucción de la vía urinaria, bien mediante una salida a una bolsa en la pared abdominal (estoma) o realizando una nueva vejiga usando intestino, de manera que el paciente sigue orinando a través de la uretra peneana. La cistectomía se lleva tradicionalmente a cabo utilizando un abordaje quirúrgico abierto, lo que obliga al especialista a practicar una incisión muy grande. Las técnicas de laparoscopia convencional, aunque son menos invasivas, limitan el margen de maniobra del cirujano, reduciendo sus habilidades, el campo de visión y el control durante la intervención.
  • La cistectomía robótica: Si su médico le recomienda someterse a una intervención podría ser candidato para el sistema de cirugía más avanzado y seguro del mundo: El Sistema Da Vinci, máxima expresión de la cirugía mínimamente invasiva. El Sistema de Cirugía Robótica Da Vinci se trata del avance tecnológico más relevante de los últimos años en el campo de la cirugía y permite a su cirujano alcanzar una cota de excelencia y precisión imposible de obtener de otro modo. Entre sus numerosas ventajas están:
    • Menor dolor para el paciente.
    • Reducción significativa de la pérdida de sangre.
    • Menos transfusiones de sangre durante el procedimiento.
    • Menos riesgo de infección.
    • El tamaño de las cicatrices es mucho menor.
    • Una menor estancia en el hospital.
    • Una recuperación mucho más rápida del paciente.
    • Resultados clínicos altamente satisfactorios.