La técnica quirúrgica de elección para el cáncer de colon es la colectomía por vía laparoscópica ya que sus resultados han demostrado ser oncológicamente similares a la cirugía abierta pero aportando todas las ventajas de un abordaje mínimamente invasivo como sería un número menor de transfusiones, infecciones y hernias, estancias hospitalarias más cortas y mejores resultados estéticos. La resección por vía laparoscópica se realiza igual que la cirugía convencional, pero en lugar de una incisión que ocupa todo el abdomen, solo se emplean cuatro o cinco incisiones menores de un centímetro y una pequeña incisión menor de cuatro centímetros para extraer el tumor.

La tasa de éxito de la laparoscopia o técnica mínimante invasiva en la cirugía del cáncer de colon o recto es muy alta, superior al 80%. Sin embargo, precisa de una formación y entrenamiento muy exhaustivos. Actualmente está cirugía debe realizarse por cirujanos con especial dedicación a la misma, conocidos como coloproctólogos o cirujanos colorrectales, ya que solo la alta especialización ha demostrado ser un factor fundamental a la hora de obtener buenos resultados oncológicos.

Gracias a esta técnica la calidad de vida de los pacientes operados por neoplasia de colon ha alcanzado cuotas muy altas, pudiendo llevar una vida casi normal, muy similar a la que llevaban antes de la operación. Salvo los pacientes en los que se les extirpa todo el colon o el recto, el ritmo intestinal se recupera casi completamente. Además, los pacientes que van a requerir una bolsa de colostomía van a ser menos del 20%.

Jefe de Servicio: Dr. Blas Flor LorenteEste enlace se abrirá en una ventana nueva.