• Cáncer colorrectal: es el más frecuentemente diagnosticado en España. Se recomienda iniciar las pruebas para un diagnóstico precoz a los 50 años.
  • Cáncer gástrico y de la unión gastro-esofágica: el tumor gástrico más frecuente es el adenocarcinoma, que representa más del 95% de todos ellos. Entre los factores de riesgo para el destacan el consumo de salazones, ahumados o nitratos, la presencia de la bacteria Helicobacter pylori en el estómago o el uso de tabaco. El diagnóstico de estos tumores se realiza, en la mayor parte de los casos, mediante el uso de la endoscopia digestiva.
  • Cáncer esofágico: Se trata de un tumor poco frecuente, menos del 1% de todos los tumores diagnosticados. Aun así, más de 2000 españoles serán diagnosticados anualmente de un cáncer de esófago. El tabaco, la ingesta de alcohol, el hábito de consumir alimentos o bebidas muy calientes, el reflujo gastrointestinal, la obesidad y el antecedente de radioterapia pueden ser factores de riesgo.
  • Cáncer de páncreas: es uno de los cáncer menos frecuente pero con mayor índice de mortalidad. Sobre un 10% de los casos de cáncer de páncreas se relacionan con alteraciones genéticas. Algunos de los factores de riesgo son el consumo de tabaco, un historial de pancreatitis de repetición y la obesidad.