Se trata de tumores relativamente poco frecuentes. Su diagnóstico suele producirse cuando el paciente nota el crecimiento de un nódulo de forma progresiva en alguna parte de su cuerpo. Suele ser indoloro, sobre todo si se trata en las etapas iniciales.