La dermatología pediátrica es mucho más que una extensión de esta rama de la medicina que aborda el cuidado de la piel. Los niños presentan una serie de enfermedades cutáneas que se manifiestan de forma muy específica, y que requieren un trato muy personalizado. El diagnóstico precoz interrumpe y soluciona determinadas patologías que pueden llegar a extenderse a la edad adulta.

Tratamiento de enfermedades más comunes en lactantes y niños

Dermatitis Atópica

La dermatitis atópica es una enfermedad que afecta al 20% de los niños de todo el mundo. Es una patología crónica, que suele desarrollarse a partir de los 5 años, pero existe un elevado porcentaje de los bebés y niños en los que la enfermedad se convierte en transitoria. Sea cual sea el grado, un buen cuidado de la piel alivia los síntomas que suelen presentarse en la cara, cuero cabelludo y algunas áreas del cuerpo.

Verrugas y moluscos

Las verrugas las origina el virus del papiloma humano. Pueden aparecer en cualquier área del cuerpo, pero las zonas más comunes donde suelen aparecer durante la niñez son las manos, plantas de los pies, codos y rodillas. El dermatólogo debe evaluar el tipo de verruga y pautará el tratamiento más adecuado.

Los moluscos contagiosos son una infección vírica que causa picor en extremo. Afecta sobre todo a niños con dermatitis atópica ya que su barrera cutánea está más debilitada. Su presencia se incrementa en niños de 5 años y disminuye a partir de los 12.

Angiomas y Hemangiomas

También se les conoce como las marcas de nacimiento de muchos bebés. El Angioma es un tumor benigno que se produce en un área de la piel donde hay más vasos sanguíneos de lo normal. Pueden existir desde el nacimiento o aparecer nada más nacer. No suponen ningún peligro más allá de una molestia estética. Se pueden eliminar con láser una vez el bebé presente la edad adecuada.

Lunares

El melanoma no se suele desarrollar durante la infancia, pero eso no significa que no se le deba prestar la misma atención que en la edad adulta. Los padres deben estar atentos ante cualquier cambio de morfología o color de los lunares de más pequeños y si es necesario el dermatólogo hará uso de la dermatoscopia para hacer un seguimiento adecuado.

Acné

El acné es el problema más frecuente entre adolescentes, y les afecta en su autoestima. Se presenta en diversos grados, y hay algunas lesiones severas que dejan cicatrices.

El dermatólogo pautará el tratamiento más adecuado a la necesidad del joven o adolescente, pero por norma general la prescripción consta de combinaciones de tratamientos tópicos para eliminar la formación de espinillas con efecto antiinflamatorio. En los casos más agudos se combina con tratamiento oral específico, y si el acné es comedoniano (como consecuencia de tener los poros muy obstruidos) es necesario realizar una limpieza dermatológica periódica que constará de un peeling específico. En muchos casos se realizarán terapias más extensas en el tiempo pero de solución visible como es el Láser o el único tratamiento que reduce la inflamación y se sirve de la alta tecnología para estimular la renovación de la piel, kleresca.