La hiperhidrosis o sudoración excesiva e incontrolable es una patología provocada por la hiperactividad de las glándulas sudoríparas. El tratamiento a seguir para eliminarla varía en función de la zona del cuerpo donde se manifieste.

Sudoración palmar (palmas de las manos o plantas de los pies)

La sudoración intensa en las palmas de las manos y plantas de los pies se trata con toxina botulínica (bótox). La toxina botulínica se inyecta para bloquear de manera temporal los nervios que estimulan las glándulas sudoríparas, responsables de los ataques de sudor excesivo.

El tratamiento debe realizarse en consulta bajo la supervisión de un dermatólogo especializado en hiperhidrosis y debe repetirse al cabo de los meses ya que con el paso del tiempo el efecto de la toxina botulínica desaparece.

Miradry: eliminación permanente del sudor y olor axilar

MIRADRY es un vanguardista tratamiento aprobado y certificado por la FDA (Agencia Norteamericana del Medicamento), que mediante energía electromagnética, elimina de forma controlada las glándulas sudoríparas que provocan el sudor y el olor axilar, eliminando los problemas de sudoración y olor axilar de forma inmediata, permanente, segura y no invasiva.

El efecto es inmediato, así como la incorporación a la vida normal del paciente. El resultado es definitivo ya que las glándulas eliminadas no vuelven a desarrollarse. Miradry no provoca sudoración compensatoria.

El tratamiento con MIRADRY es un procedimiento rápido, ya que la sesión dura entre 1 hora y hora y media, se realiza en consulta y bajo supervisión de nuestro equipo de dermatólogos. El tratamiento puede constar de 2 o 3 sesiones.