Es esencial para la adecuada curación de los niños el mantenimiento de la estructura familiar ante circunstancias como el ingreso hospitalario. Por ello, en nuestro centro el niño permanece en todo momento con sus familiares (hospital de 'puertas abiertas').
Para una mayor eficiencia, las habitaciones de hospitalización pediátricas se encuentran próximas a la unidad de neonatología, constituyendo un área materno-infantil, a su vez próxima aurgencias. El personal médico dedicado al cuidado de sus hijos en la sala de hospitalización es el mismo que realiza la asistencia en urgencias y, en la mayoría de los casos, la asistencia en consultas externas tanto de pediatría general como de las diferentes especialidades pediátricas.
En aquéllos casos en los cuales los requerimientos de vigilancia sean máximos, el ingreso se realiza en un módulo/sala de observación, situado junto al área de Neonatología, suficientemente dotado y con personal de enfermería propio, apto tanto para niños en edad escolar-preescolar como para lactantes.