laser_urologico


Infórmate llamando al 96 104 16 44



Preguntas más frecuentes

¿La HBP es un tipo de cáncer?
No, la HBP es el crecimiento benigno de la próstata.

¿Debo permanecer hospitalizado tras la intervención?
Normalmente no es necesario, pero depende del estado de cada individuo.

¿El tratamiento con láser prostático puede afectar a la función sexual?
Más del 99% de los pacientes tratados con láser verde NO ha experimentado ninguna forma de disfunción eréctil tras el tratamiento. Si usted es una persona sexualmente activa, seguirá siéndolo.

¿Cuánto tiempo pasará hasta que mejoren los síntomas?
La mayoría de los pacientes experimentan un rápido alivio de los síntomas y un aumento del flujo urinario en un plazo de 24 horas tras el tratamiento. Sin embargo, la historia clínica, el estado de salud y otros factores influyen en el tratamiento y en la recuperación.

¿Tendré que seguir medicándome contra la HBP después del tratamiento con láser prostático?
Como sucede con cualquier tratamiento, deberá preguntar a su médico cuál es el protocolo más adecuado para usted. Sin embargo, la mayoría de los pacientes interrumpe la medicación para la HBP tras el tratamiento.

¿En cuánto tiempo recuperaré la normalidad en mi vida?
La mayoría de los pacientes reanuda sus actividades en un par de días. Las actividades más extenuantes podrá reanudarlas en un plazo de dos semanas. Su urólogo estudiará su situación particular durante la consulta.

¿Cuáles son los síntomas de una HBP?
Micción frecuente, especialmente por la noche (nicturria).
Escaso caudal de orina (disminución del flujo urinario).
Necesidad imperiosa y repentina de orinar.
Dificultades al iniciar la micción.
Incapacidad para evacuar totalmente la vejiga.
Sensación continuada de ganas de orinar
Dolor o escozor durante la micción.

¿Qué es la cirugía con láser prostático?
La cirugía con láser verde constituye un procedimiento mínimamente invasivo con una pequeña fibra que se introduce en la uretra por medio de un citoscopio. La fibra administra energía láser de alta potencia que calienta rápidamente el tejido prostático, lo vaporiza y no produce sangrado. Tras la intervención, se recupera rápidamente el flujo urinario normal y se alivian los síntomas. El resultado es un conducto urinario despejado para el paso de la orina, más seguro y con menos efectos secundarios y tiempo de hospitalización.