La cirugía de la obesidad es actualmente la mejor opción de tratamiento para los pacientes obesos con un IMC superior a 40 (ó 35 con enfermedades acompañantes) y que han fracasado en tratamientos convencionales como las dietas. Ayuda a reducir de una forma muy importante el exceso de peso (más del 80% del exceso de peso a 5 años) y a controlar de una forma precoz las enfermedades añadidas (sobre todo diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia, apnea del sueño, etc.). El beneficio es tan importante (sobre todo en los que padecen diabetes mellitus) que incluso en determinados pacientes con IMC entre 30 y 35 se pueden llevar a cabo estas técnicas denominándose entonces cirugía metabólica. Realizamos estas técnicas via laparoscópica, a través de 5 heridas de un centímetro, beneficiándose el paciente de un mayor confort postoperatorio y una recuperación más rápida. Según criterios clínicos, consensuado con el paciente, llevamos a cabo dos tipos de procedimientos: manga gástrica (sleeve) o by pass gástrico.

  • Manga Gástrica: Consiste en confeccionar un tubo con el estómago, reduciendo su capacidad en más de un 75% y extirpando el resto. Funciona limitando la cantidad de comida que se puede ingerir (operaciones restrictivas).
  • By Pass Gástrico: En este caso el estómago se deja limitado a la capacidad inferior a la de un vaso de yogur, añadiendo un salto en el intestino delgado de alrededor de un metro y medio. Se ve reducido el volumen de la ingesta y a la vez limitada la absorción de determinados nutrientes. Se consigue un mejor control del peso a largo plazo, y se controlan mejor las enfermedades acompañantes (sobre todo la diabetes, cirugía metabólica).

Estos procedimientos dentro de una evaluación preoperatoria cuidadosa, un control cuidadoso del postoperatorio inmediato y unas pautas de seguimiento detalladas tras el alta hospitalaria.