laser 1laser 1Uno de los tratamientos más demandados tanto en las consultas de medicina estética como en las de dermatología son los que eliminan o mitigan las manchas de la piel.

Por este motivo, con el objetivo de poder ofrecer a sus pacientes una solución de calidad a este tipo de problemas, el Hospital Quirónsalud Vitoria ha adquirido recientemente el Láser Ellipse, máquina puntera para el tratamiento de todo tipo de manchas en la piel.

La Dra. Libe Aspe, dermatóloga del hospital, afirma que la mayoría de los pacientes que se interesan por este tipo de tratamientos, lo que vienen buscando es un efecto de fotorrejuvenecimiento. Es decir, eliminar aquellas manchas de la piel que casi siempre son producidas por una exposición solar prolongada a lo largo de toda la vida, pigmentación irregular, manchas consecuencia del acné o rojeces difusas.

Sin embargo, apunta la doctora, con este láser también se pueden tratar malformaciones de origen vascular como los puntos rubí, las arañas vasculares o los vasos perioculares o problemas como la rosácea que, en los casos más severos causa verdadero malestar a los pacientes que la padecen.

En algunos casos "son necesarias hasta tres sesiones para lograr el resultado deseado pero siempre se nota mucho la mejoría desde la primera sesión y en muchas ocasiones es suficiente con esa primera sesión para eliminar la mancha por completo", afirma la doctora Aspe.

El Dr. Javier Arnaiz, especialista en medicina estética del hospital, explica que a partir del día siguiente al tratamiento el paciente puede realizar una vida totalmente normal. Sin embargo, conviene tener claro que durante los días inmediatamente posteriores al tratamiento las manchas oscurecen debido a la oxidación de la melanina. Después de este corto periodo, la piel ofrece un aspecto muchísimo más luminoso y fresco.

El doctor nos confirma que se trata de un tratamiento que se realiza siempre sin anestesia y que todo el mundo tolera perfectamente. La mayoría de los pacientes lo describen como una sensación de calor facial, parecida a la que se tiene después de haber estado un día entero en la playa.

Es importantísimo evitar la exposición al sol durante el mes siguiente al tratamiento o, de no poder evitarse, utilizar una protección estricta ya que, de lo contrario, los efectos del tratamiento desaparecerían, recalca Arnaiz.